vida moderna

Así ayudan a rejuvenecer la piel las mascarillas faciales con miel

Pueden utilizarse tanto para problemas en pieles grasas como para hidrataciones de emergencia para pieles secas.


La miel de abejas es un ingrediente que está en la mayoría de los hogares y sirve para endulzar las comidas, para aderezo de platos, como ingrediente de preparaciones gourmet, para algunas infusiones o para consumirla de forma natural.

Sin embargo, son pocos los que conocen sus beneficios para la piel. Tiene varias propiedades para la salud y la belleza, además, cuenta con la capacidad de reducir las cicatrices, desinfectar heridas y suavizar el rostro.

El magazín El Mundo Deportivo, en su sección de belleza y bienestar, señala que este néctar de las abejas también puede utilizarse tanto para problemas en pieles grasas como para hidrataciones de emergencia para pieles secas y puede ayudar con la cicatrización, con la exfoliación o incluso con el acné.

Sus propiedades antiinflamatorias reducen la apariencia de marcas y aceleran la regeneración de los tejidos. Además, en su estado puro tiene una textura granulada ideal para destapar los poros, ya que sus vitaminas y minerales ayudarán a limpiar profundamente y aclarar poco a poco los spots, según la revista Glamour México.

Arrugas de boca y nariz
Las propiedades antiinflamatorias de la miel reducen la apariencia de marcas y aceleran la regeneración de los tejidos. - Foto: Getty Images

Propiedades de la miel

  • Previene la sequedad de la piel al ser muy hidratante.
  • Sirve de limpiador del cutis.
  • Trata el acné.
  • Es un excelente ingrediente para pieles sensibles.
  • Ayuda a sanar y cicatrizar heridas.
  • Es antiinflamatoria, anticancerígena y antialérgica.
  • Protege de los daños causados por la exposición solar.
  • Tiene propiedades regenerativas celulares (perfecta para mejorar la piel reseca).

Las mascarillas faciales de miel tienen un efecto rejuvenecedor, además de nutritivo en la piel de la cara y, en combinación con varios componentes, son adecuadas para cualquier tipo de piel. Sin embargo, no sirven para quienes tienen enrojecimiento de la piel, irritabilidad o aquellas personas que no pueden tolerar la miel en su dieta.

Mascarilla con miel y leche

  • Se hace con 1 cucharada miel derretida. Mezclar con 1 cucharada de miel, leche caliente.
  • Luego, aplicar sobre la piel con un hisopo de algodón y enjuagar con agua tibia después de 15-20 minutos.
  • Para pieles muy secas, la leche se puede sustituir por crema o crema agria, y para pieles grasas, té recién hecho o infusión de caléndula.

Mascarilla con miel y glicerina

  • Esta mascarilla limpia y refresca bien la piel.
  • Mezclar la miel con 1 cucharadita de glicerina y 1 cucharadita de harina. Diluir la mezcla en 2 cucharadas de agua tibia.
  • Aplicar la mezcla en rostro y cuello.

Mascarilla con yema y miel

Mascarilla con miel y grosella negra

  • Tiene un excelente efecto rejuvenecedor en la piel de la cara.
  • Se puede hacer con 1 cucharada de miel derretida en un baño de agua, mezclar con 2 cucharadas de zumo de grosella negra.
  • Aplicar durante 20-30 min.

Mascarilla con proteína y miel

  • Esta mascarilla ayuda a mantener la elasticidad de la piel, tensa los contornos faciales, alisa las arrugas finas, pero no debe usarse más de una vez por semana, ya que la proteína tensa fuertemente la piel.
  • Se prepara con una cucharada caliente de miel en un baño de agua. Agregar 1 cucharada de harina y 1 de proteína.
  • Luego batir bien. Aplicar en la cara durante media hora, luego enjuagar primero con agua tibia y luego con agua fría.