cabello largo
Es importante elegir productos según la necesidad del cabello. - Foto: Getty Images

vida moderna

Champú casero de menta para revitalizar el cabello: así se puede preparar

El mal cuidado del cabello aumenta el riesgo de perder el brillo.

Tener una rutina de cuidado capilar es importante para mantener un cabello saludable. Algunas personas recurren a productos comerciales, mientras que hay otras que prefieren realizarlos manualmente en casa.

Las mascarillas y los tratamientos caseros se han convertido en una opción para cuidar el cabello. El pelo dañado es el resultado del exceso de productos químicos, secadores, etc. Para esto, Mejor con Salud destaca los beneficios de un champú preparado en casa para revitalizar el cabello. Asimismo también es un tratamiento que ayuda a combatir la caspa. El sitio web explica tres opciones diferentes para prepararlo.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua destilada (500 ml).
  • 1 cucharada de hojas de menta (10 g).
  • 10g toronjil (10 g).
  • 1 cucharada de cáscara de limón (10 g).
  • 20 gotas de aceite esencial de menta.
  • 1 taza de champú (preferentemente para bebés) (250 ml).

Procedimiento

  1. Calentar el gua.
  2. Cuando llegue a su punto de ebullición, retirar del fuego.
  3. Agregar las hojas de menta, la cáscara de limón y el toronjil.
  4. Tapar y dejar reposar por media hora.
  5. Colar.
  6. Agregar al agua reservada el aceite esencial de menta.
  7. Mezclar.
  8. Añadir el champú y revolver nuevamente.
  9. Depositar en un recipiente con tapa.
  10. Llevar a la nevera para conservar (hasta 1 mes).

Opción #2

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas de menta (20 g).
  • 1 cucharada de hojas de romero (10 g).
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • ¼ taza de champú para niños (62 ml).

Procedimiento

  • Calentar el agua.
  • Picar finamente las hojas de menta y de romero.
  • Cuando el agua llegue a su punto de ebullición, retirar del fogón y agregar las hierbas.
  • Dejar reposar media hora.
  • Colar.
  • Mezclar el resultado con el champú.

Opción #3

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • 3 cucharadas de menta (30 g).
  • 3 cucharadas de tomillo (30 g).
  • 1 taza de jabón neutro (250 ml).

Procedimiento

  1. Calentar el agua.
  2. Cuando llegue a su punto de ebullición, retirar del fuego.
  3. Agregar la menta y el tomillo.
  4. Dejar reposar por 5 minutos.
  5. Colar.
  6. Rallar el jabón neutro y mezclar con la infusión.
  7. Dejar enfriar y depositar en un recipiente.
  8. Conservar en la nevera.
  9. Utilizar este tratamiento como cualquier otro champú de rutina habitual.

Consejos para cuidar el cabello

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala algunas recomendaciones para evitar ciertos tipos de pérdida de cabello:

  • Tratarlo con suavidad: algunas personas cometen el error de peinar su cabello de forma brusca y halándolo con fuerza. Lo aconsejable es utilizar una peinilla que tenga dientes anchos, para evitar los tirones.
  • Cuidado con los tratamientos: se debe evitar el uso de tratamientos fuertes como rizadores calientes o permanentes. Para el caso del cepillado y planchado, pueden realizarse moderadamente y aplicando productos que protejan al cabello de alta exposición al calor.
  • Peinados: hay quienes maltratan su cabello al momento de recogerlo con una moña o banda elástica. Se debe moderar el uso de trenzas. Algunos peinados o el maltrato que recibe el cabello puede contribuir a la pérdida del cabello. “El modelado excesivo o los peinados que tiran mucho del cabello (como las colas de caballo o las trenzas africanas) pueden causar un tipo de pérdida del cabello llamado alopecia por tracción. Los tratamientos de aceite caliente y las permanentes también pueden provocar la caída del cabello. Si hay cicatrices, la pérdida del cabello puede ser permanente”, detalla la entidad.
  • Medicamentos: consultar al médico si las pastillas o suplementos que se tomen pueden causar pérdida del cabello a largo plazo.
  • Protección solar: limitar la exposición del cabello a los rayos solares y a otras fuentes de luz. Protegerlo con gorras, sombreros, etc.