El sistema circulatorio permite el suministro de oxígeno al resto del cuerpo.
El sistema circulatorio permite el suministro de oxígeno al resto del cuerpo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Circulación sanguínea: los alimentos que ayudan a mejorarla

Este proceso es vital para el ser humano.

Podría decirse que el ser humano funciona como una máquina, en la que cada sistema cumple un rol determinante para mantener en buen estado al engranaje en su conjunto. Es así que ciertos órganos tienen un papel vital en la salud de las personas, como lo son el corazón y el cerebro, que son considerados como dos de los motores más importantes del cuerpo.

Estos órganos no trabajan solos, por el contrario, tienen un soporte que les permite posibilitar los procesos que tienen lugar en el cuerpo. Lo anterior sucede, por ejemplo, con la circulación. De acuerdo con la explicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, el sistema circulatorio se extiende a lo largo y ancho del cuerpo, lo que facilita el transporte de la sangre por todo el organismo.

¿Por qué es importante este proceso? La razón es simple: es a través del flujo sanguíneo que se puede suministrar oxígeno y nutrientes a las demás partes del cuerpo. Según añaden desde la referida entidad, “la sangre utilizada por el cuerpo es regresada al corazón y a los pulmones por la venas del cuerpo. Una vez que la sangre acumula más oxígeno de los pulmones, es bombeada de nuevo hacia el cuerpo a través de las arterias”.

También puede ser de interés...

Se trata, en pocas palabras, de una tarea fundamental para la vida. No obstante, hay quienes presentan complicaciones en su salud que impiden que la circulación sanguínea se logre eficientemente. Entre ellas se listan una variedad de afecciones como la hipertensión, la hipotensión, las venas varices, los problemas en la coagulación de la sangre y la aterosclerosis, por mencionar algunas.

Debido a la importancia de que este sistema funcione como es debido, los profesionales insisten en la prevención de las enfermedades cardíacas como una primera medida de cuidado, pero también en mantener hábitos saludables, dentro de los cuales la alimentación se destaca como uno de los factores primordiales.

En ese sentido, se han compartido los beneficios de ciertos ingredientes para estimular la circulación sanguínea y favorecer el organismo en general. De acuerdo con el portal Cuerpo Mente, los frutos oscuros son uno de los alimentos aliados para mantener el buen estado del corazón y las demás partes del sistema circulatorio, debido a que son fuente de compuestos reconocidos por su acción antioxidante, como los flavonoides. Hacen parte de dicho grupo, frutas como las uvas, los arándanos y los frutos rojos.

Pero no son los únicos con propiedades beneficiosas. Un artículo de Cuídate Plus detalla las bondades de incluir pescado azul en la dieta, siendo esta proteína famosa por su aporte de ácidos grasos saludables para el cuerpo y con un efecto positivo para la circulación, como los omega 3.

La explicación ofrecida por José Manuel Cruz, presidente de la Sociedad Española de Cardiología y consultado por el referido portal, indica que la composición nutricional del pescado azul regula la tensión arterial y los niveles de colesterol, al tiempo que mejora la coagulación de la sangre, tres efectos que influyen de manera determinante en la salud del corazón.

Circulación sanguínea
La composición nutricional del pescado azul regula la tensión arterial y los niveles de colesterol, al tiempo que mejora la coagulación de la sangre, tres efectos que influyen de forma determinante en la salud del corazón. - Foto: Getty Images

Muchas virtudes tienen los frutos cítricos, principalmente por ser fuentes ricas de vitamina C, un compuesto fundamental para el organismo y que tiene una acción antioxidante, la cual combate el daño provocado por los radicales libres en las células.

En ese sentido, desde el portal Tua Saúde se sugiere complementar la alimentación con frutas como las fresas, las naranjas, el limón, ya que contribuyen a mantener el buen estado de los vasos sanguíneos.

De ninguna manera, este artículo sustituye la recomendación de los profesionales, por lo que se recomienda acudir al médico de cabecera antes de realizar cualquier cambio drástico en la alimentación.