vida moderna

Colesterol alto: cuatro desayunos saludables para reducirlo

Para reducir los niveles de colesterol, la alimentación debe ser complementada con ejercicio constante.


El colesterol es una sustancia cerosa que suele tener una mala reputación. Sin embargo, esta es necesaria para el cuerpo pues se requiere para producir hormonas, vitamina D y ácidos biliares que ayudan a procesar los alimentos.

El cuerpo produce todo el colesterol que necesita, pero, también se puede encontrar en muchos alimentos, sobre todo, de origen animal como yemas de huevo, carne y queso. Cuando estos son consumidos en exceso pueden dar lugar a una enfermedad conocida como colesterol alto.

Los altos niveles de colesterol en la sangre pueden desencadenar problemas cardiovasculares relacionados con ataques al corazón y derrames cerebrales.

Además, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, “con el colesterol alto, es posible que se te formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias”.

Las causas del colesterol alto son variadas, algunas de ellas son la genética, la elección de un estilo de vida poco saludable, afecciones como la diabetes o el hipotiroidismo y el consumo de algunos medicamentos.

Así mismo, Mayo Clinic explica que se es más propenso a padecer la enfermedad si hay una mala alimentación, si se tiene obesidad, si no se realiza ejercicio constante, y si se fuma o se bebe mucho alcohol.

Teniendo en cuenta lo anterior, una dieta equilibrada ayudará mantener a raya los niveles de colesterol en la sangre. Incluso, existen algunos desayunos que se han recomendado para quienes deseen reducir los índices de esta sustancia. Algunos de ellos, fueron listado por el portal especializado Saber Vivir:

Desayuno con avena

El portal GastroLab aseguró que uno de los alimentos que puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre es la avena, porque aporta antioxidantes y beta-glucanos, los cuales pueden ayudar a combatir la oxidación celular, regular la presión arterial y combatir la inflamación, lo que significa que reduce los niveles de LDL y triglicéridos y también, contribuye a disminuir la placa de las arterias.

A un tazón de avena es posible añadirle un poco de frutas para mejorar su sabor y agregar nutrientes al desayuno.

Desayuno con aguacate

Además de ser fuente de grasa monoinsaturada (buena), el aguacate ayuda a reducir el colesterol, protege las arterias y dilata los vasos sanguíneos para que la sangre fluya mejor. Para el desayuno, se aconseja cortar rodajas de aguacate y ponerlas sobre tostadas integrales para consumir.

Desayuno con arándanos

Los arándanos azules son una fruta rica en antioxidantes, vitaminas y fibras, cuyas propiedades ayudan a mejorar la salud cardiovascular, proteger el hígado, controlar la diabetes y existen evidencias de que mejoran el deterioro cognitivo y la memoria, según señala el portal de bienestar y salud Tua Saúde.

En el desayuno es posible añadir un puñado a un yogur desnatado que también posea un poco de cereal integral.

Desayuno con frutas frescas

Entre los que se pueden agregar al tazón son la manzana, la pera, la piña, el kiwi y la sandía. Estas, “son riquísimas en agua, fibra tipo soluble y grandes dosis de antioxidantes. Los dos primeros ayuda a eliminar el colesterol a través de las heces. Y los segundos evitan que se oxide”, según explica Saber Vivir.

En el desayuno es posible tomar un par de piezas de cada fruta y complementarlas con un poco de cereal, tostadas y un lácteo, de preferencia, desnatado.