vida moderna

Té azul: ¿cómo se debe preparar para controlar el colesterol?

La causa más común del colesterol alto es un estilo de vida poco saludable.


El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre y el cuerpo necesita colesterol para formar células sanas, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre que hace parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés), señaló que el colesterol en la sangre se transporta en lipoproteínas:

  • Lipoproteína de alta densidad (HDL), a veces llamada colesterol “bueno”.

Los niveles elevados de colesterol LDL o “malo” hacen que se acumule placa (depósitos de grasa) en los vasos sanguíneos. Esto puede provocar un ataque al corazón, un derrame cerebral u otros problemas de salud, mientras que los niveles altos de colesterol HDL o “bueno” pueden reducir el riesgo de sufrir problemas de salud. El colesterol HDL transporta el colesterol y la placa acumulada en las arterias hasta el hígado, para que pueda ser eliminado del organismo.

Asimismo, la entidad sin ánimo de lucro explicó que el colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, por lo que se puede prevenir y tratar.

Por ello, los cambios de estilo de vida saludable para el corazón que pueden reducir el colesterol son los mismos que los que pueden ayudar a que no se tenga el colesterol alto, en primer lugar y para ayudar a prevenir el colesterol alto, se puede hacer lo siguiente:

  • Seguir una dieta baja en sal, que ponga énfasis en el consumo de frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Limitar la cantidad de grasas de origen animal y usar las grasas buenas con moderación.
  • Bajar de peso y mantener un peso saludable.
  • Dejar de fumar. A los 20 minutos de haber dejado de fumar, la presión arterial y la frecuencia cardíaca se recuperan del pico inducido por el cigarrillo. A los tres meses de haber dejado de fumar, la circulación sanguínea y la función pulmonar comienzan a mejorar y dentro de un año de haber dejado, el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca es la mitad.
  • Realizar ejercicio la mayoría de los días de la semana durante, por lo menos, treinta minutos, aunque, las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Si se bebe alcohol, hacerlo con moderación y para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día. Es decir, para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, hasta dos diarias.
  • Controlar el estrés.

Asimismo, el portal Alimente reveló que hay otras formas de controlar el colesterol con bebidas naturales como lo es el té azul o también conocido como oolong, pues “mejora la metabolización de las grasas en el hígado”, según el diario español Mundo Deportivo.

En consecuencia, la mejor manera de consumir el té azul es una hora antes de las comidas o una hora después. Además, el diario recomendó consumir de dos a tres tazas diarias y preferiblemente sin azúcar.

No obstante, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de los alimentos ya nombrados, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.