Obesidad, una enemiga que no llega sola
Los expertos recomiendan tener un peso saludable para mejorar la fertilidad masculina. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Cómo afecta la obesidad en la fertilidad masculina?

La exposición a sustancias químicas también pueden afectar la cantidad y calidad de los espermatozoides.

La fertilidad es la capacidad para concebir un hijo. En los hombres esto se ve definido por la capacidad del espermatozoide para unirse al óvulo y permitir la fecundación. Según explica Fertypharm, “el espermatozoide debe ser capaz de atravesar el aparato reproductor de la mujer y llegar hasta las trompas de Falopio, donde le espera el óvulo. Una vez allí, deberá atravesar la cubierta ovárica, conocida como zona pelúcida, y combinar su carga genética con la del óvulo para dar lugar al embrión”.

La base de la fertilidad masculina está determinada por el semen. Por ello, los expertos recomiendan contribuir a la producción saludable de espermatozoides, teniendo una alimentación balanceada, un peso saludable y evitar el estrés.

Diferentes investigaciones han señalado la relación entre la obesidad y la fertilidad. En el caso de los hombres, “se asocia con un riesgo más alto de infertilidad. El exceso de peso podría afectar la fertilidad de un hombre de varias maneras, incluidos cambios en la producción de hormonas y semen”, explican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

De acuerdo con un estudio publicado en la Librería Nacional de Medicina, “varios mecanismos podrían explicar el efecto de la obesidad sobre la infertilidad masculina, tanto directa como indirectamente, al inducir apnea del sueño, alteraciones en los perfiles hormonales (niveles reducidos de inhibina B y andrógenos acompañados de niveles elevados de estrógenos) y aumento de la temperatura escrotal, que finalmente se manifiesta como alteración del semen”.

Respecto a la mujer, la obesidad puede contribuir a tener problemas de ovulación y presentar períodos irregulares. Asimismo, es un factor que disminuye la eficiencia de los tratamientos para la infertilidad. Los estudios destacan que tener un peso saludable y reducir la obesidad mejora la salud reproductiva de las mujeres.

Causas de la infertilidad masculina

  • Producción o funcionamiento anormal de los espermatozoides.
  • Problemas con la salida del espermatozoides.
  • Sobreexposición a ciertos factores ambientales.
  • Daño relacionado con el cáncer y su tratamiento.
  • Defectos congénitos.
  • Exposición a mucho calor durante períodos prolongados.
  • Consumo excesivo de alcohol, de marihuana o de cocaína.
  • Desequilibrio hormonal.
  • Medicamentos como cimetidina, espironolactona y nitrofurantoina.
  • Eyaculación retrógrada.
  • Cicatrización a raíz de infecciones de transmisión sexual (ITS), lesión o cirugía.
  • Historial de infección testicular por paperas.
  • Vasectomía o falla de la reversión de la vasectomía.
  • Toxinas en el medioambiente.

Recomendaciones para producir espermatozoides saludables

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala la importancia de evitar factores que puedan ser perjudiciales para la producción de esperma saludable. Menciona algunos factores que se deben evitar para proteger la fertilidad:

No fumar: los hombres que fuman cigarrillo tienen una mayor probabilidad de tener recuentos bajos de espermatozoides.

Evitar el alcohol: se debe reducir el consumo de debidas alcohólicas, ya que puede disminuir la producción de testosterona y espermatozoides; a la vez que puede generar impotencia sexual.

Evitar lubricantes: los expertos de Mayo Clinic explican que, aunque faltan estudios que concluyan los efectos de los lubricantes en la fertilidad, se recomienda evitarlo. Y en caso dado de que sí, utilizar aceites favorables como aceite de bebé o aceite de canola.

Consultar sobre los medicamentos: existen algunas pastillas que pueden contribuir a desarrollar problemas de fertilidad. Dentro de esos están los bloqueadores de los canales de calcio, los antidepresivos tricíclicos, los antiandrógenos y los esteroides anabólicos.

Protegerse de las toxinas: algunas sustancias químicas como pesticidas, plomo y otras toxinas pueden afectar la cantidad y calidad de los espermas. Para quienes por su trabajo se ven expuestos a estas sustancias, se recomienda usar un equipo de protección y evitar el contacto de estos químicos con la piel.