salud

¿Cómo entrenar el oído para escuchar mejor?

Es posible aminorar la pérdida auditiva ejercitando el oído.


La pérdida auditiva, que aparece progresivamente a medida que las personas envejecen, es común. Tanto el paso de los años, como la exposición crónica a los ruidos fuertes, contribuyen a la pérdida auditiva. Otros factores, como el exceso de cera, pueden reducir de manera temporal la capacidad de los oídos de conducir los sonidos.

Existen tres tipos de pérdida auditiva: conductiva, la cual involucra el oído externo o medio; neurosensorial, que compromete el oído interno, y la mixta, que es una combinación de ambas, según el Instituto Mayo Clinic.

Se trata de un padecimiento que puede tener efectos dramáticos en la calidad de vida de las personas que lo sufren, pues la dificultad para comunicarse e interactuar puede afectar su día a día y sus relaciones sociales.

Si una persona cree que puede estar experimentando pérdida de audición, lo primero que debe hacer es visitar a su médico, pues será él quien pueda hacer un diagnóstico preciso sobre la condición específica.

Mientras tanto, el profesor de Educación Auditiva del Grado de Producción de Música y Sonido para la Industria del Entretenimiento David García recomienda cinco formas con las que es posible entrenar el oído y mejorar la audición:

  1. Cantar: hacer este ejercicio diariamente no solo ayudará a entrenar el oído, sino que, con el tiempo, se podrán ubicar sonidos en el ambiente o en una canción que anteriormente no eran percibidos.
  2. Improvisar y participar en Jam Sessions: en el caso de aquellas personas que tocan un instrumento, es posible asistir a improvisaciones que ayuden al oído a adaptarse al reconocimiento de sonidos y contribuyen a la incorporación de dicho instrumento específico en un grupo musical.
  3. Escucha activa: cada vez que se escucha algo es posible hacerlo activamente, es decir, adoptar un actitud de análisis para encontrar elementos en el sonido que antes no se tenían en cuenta derivados de la desconcentración.
  4. Transcribir: mientras sea posible, se recomienda escuchar canciones o discursos y transcribirlos. Cuando se realiza este ejercicio con música también se recomienda intentar identificar acordes, armonías o ritmos; de este modo, el oído se esforzará por identificar cada una de estas partes.
  5. El gimnasio del oído: debido a que el oído es un músculo, es necesario ejercitarlo como los otros. Por ello se recomienda, por ejemplo, hacer dictados, ya sea de canciones o de otro tipo de elementos.

Otros ejercicios para el oído

1. Ejercicio diario: correr, saltar o nadar, el movimiento diario y el ejercicio mejoran la circulación sanguínea en el oído interno, más específicamente en la cóclea, que es la parte del oído responsable de convertir las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos.

2. Yoga: Al igual que otros ejercicios, el yoga ayuda a mejorar la circulación sanguínea en los oídos. Varias poses y posiciones están dedicadas a proteger y mejorar la audición. Estas incluyen las posturas del árbol, el loto, el triángulo y el camello.

3. Juegos: mantener el cerebro en forma y saludable puede reducir el riesgo de pérdida de audición. Se ha encontrado que los juegos que prueban las habilidades de audio, como los que se encuentran en línea o en aplicaciones, mejoran la audición.

5. Meditación: la meditación ha existido durante miles de años y ha sido elogiada por tener innumerables beneficios para la salud. Aquietar la mente ayuda a regular la presión sanguínea y su flujo. También, a reducir el estrés que afecta los neurotransmisores, indican los expertos de Health24.com.