vida moderna

¿Cómo mejorar la circulación sanguínea naturalmente?

El aparato circulatorio suministra oxígeno y nutrientes a nuestro cuerpo y trabaja conjuntamente con el aparato respiratorio.


El sistema circulatorio está formado por vasos sanguíneos que transportan la sangre desde el corazón y hacia el corazón. Además, el sistema circulatorio lleva oxígeno, nutrientes y hormonas a las células y elimina los productos de desecho, como el dióxido de carbono, de acuerdo con el portal sobre la salud KidsHealth.

Asimismo, el portal explicó que el recorrido que sigue la sangre siempre va en la misma dirección, para que las cosas sigan funcionando como deben funcionar. Así las cosas algunas recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea son:

1. Mantener un peso saludable

Este permite que la persona tenga un buen estado de salud y calidad de vida. Para mantener un peso saludable hay que equilibrar la cantidad de calorías que se consumen con la cantidad de calorías que el cuerpo gasta o “quema”. Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios.

2. Hacer ejercicio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar diariamente mínimo 30 minutos de alguna actividad física. “Se ha demostrado que la actividad física regular ayuda a prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y varios tipos de cáncer. También ayuda a prevenir la hipertensión, a mantener un peso corporal saludable y puede mejorar la salud mental, la calidad de vida y el bienestar”, explicó la organización. Además, las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre un 20 % y un 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

3. Practicar yoga

De acuerdo con el portal especializado en salud Medline Plus, el yoga es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente. Además, combina posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación para mejorar la salud en general.

4. Comer pescado

El pescado es una proteína magra y saludable que contiene un tipo de grasa llamada omega tres y ácidos grasos que puede ayudar a proteger el corazón. “Las personas que consumen pescado y otros mariscos corren un menor riesgo de presentar varias enfermedades crónicas. Sin embargo, no está claro si estos beneficios para la salud vienen simplemente por comer estos alimentos o del omega-3 en estos”, señaló el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

5. Tomar té

El té brinda, por ser un elemento natural, muchos beneficios para la salud. Según Cristina Olivos, nutrióloga citada por el medio chileno La Tercera, dentro de sus propiedades “se ha observado un efecto antioxidante y su protección al daño al consumir más de tres tazas al día por al menos dos semanas”. Además, los efectos antioxidantes que tiene esto podría mejorar la circulación, pues el té negro producen un efecto antiteratogénico. Es decir, que disminuye la acumulación de grasas en las arterias.

6. Mantener los niveles de hierro balanceados

El hierro es un mineral que utiliza el cuerpo para fabricar la hemoglobina, una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones a distintas partes del cuerpo, y la mioglobina, una proteína que provee oxígeno a los músculos, según el instituto.

Asimismo, otras recomendaciones son:

  • Si es fumador, deje de fumar.
  • Si tiene diabetes, mantenga bajo control la glucosa en la sangre.
  • Reduzca los niveles de colesterol y presión arterial, si es necesario.
  • Consuma alimentos bajos en grasas saturadas.
  • Programe y asista a sus revisiones médicas con regularidad.
  • Informe a su médico sobre cualquier antecedente familiar de problemas relacionados con el corazón.