vida moderna

Conozca tres trucos sencillos para calmar el sistema nervioso

Algunas emociones alteran el funcionamiento del organismo.


Entender cómo funciona el organismo nunca ha sido tarea fácil, menos el sistema nervioso, puesto que hay una variedad de factores internos y externos que pueden alterarlo. Por algo existen profesionales que dedican toda su vida a descifrarlo.

Mientras tanto, el resto de la población escucha las recomendaciones de los expertos, recibe la orientación adecuada y encuentra las mejores maneras para cuidar su cuerpo y garantizar el bienestar físico y emocional.

Y es que de hecho, proteger el sistema nervioso es vital para el ser humano, ya que este es el responsable de transmitir señales entre el cerebro y el cuerpo para brindarle la capacidad de movimiento, respiración, pensamiento y demás funciones básicas y complejas, como señalan desde el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, de Estados Unidos.

Frente a determinadas circunstancias estresantes o que generan emociones como el miedo o la ansiedad, el sistema nervioso tiende a ponerse alerta y a tensionar el cuerpo.

“En los casos de estrés crónico o eventos traumáticos el sistema nervioso aparece alterado. Esto lleva a padecer problemas digestivos, de ansiedad, tensión muscular y sensación de hiper alerta”, explican desde el portal sobre estilo de vida saludable Mejor con Salud.

¿Cómo calmar el sistema nervioso?

Hay un sinfín de recomendaciones que se pueden poner en práctica para aliviar los nervios o calmar las emociones que alteran el sistema nervioso. Hoy en día existen medicamentos, bebidas, remedios naturales, técnicas de meditación y todo un portafolio de estrategias que han demostrado ser efectivas para recuperar el equilibrio del sistema nervioso.

Sin embargo, también hay trucos tan sencillos como el 1-2-3 que pueden tener un efecto positivo sobre el cuerpo y poder continuar con el desarrollo normal de las tareas del día. Así lo indica un artículo publicado por la BBC, donde explica los tres pasos que se deben seguir ante un ataque de nervios o en una situación estresante.

También le puede interesar...

1. Respirar

El primer paso consiste en respirar. Está comprobado que tener consciencia de la respiración y procurar controlarla durante un momento difícil puede ayudar a aliviar el malestar que este produce.

En este sentido, en el artículo aconsejan inhalar profundamente por la nariz por cinco segundos y luego sostener la respiración un segundo más. Después, se debe dejar salir el aire por la nariz lentamente, mientras se cuenta hasta cinco. Tras repetir varias veces este paso, la persona podrá experimentar una sensación de tranquilidad.

“Durante siglos, los yoguis y los budistas han utilizado técnicas de respiración controlada como esta para dominar su sistema nervioso y la ciencia está comenzando a comprender cómo funciona”, reza el artículo.

El efecto que produce respirar profundo es que el cuerpo cambia el chip de la sensación de peligro a “todo está en orden”, con lo que se recupera el control sobre el organismo.

“Bajo estrés, tendemos a respirar muy rápido pues nuestro cuerpo se prepara para el peligro; eso es útil si lo que necesitas es escapar de una situación en la que estás en riesgo, pero no si lo que pasa es que estás a punto de hablar en público, por ejemplo”, agregan.

2. Tararear

Este es un truco poco conocido y al tiempo uno de los más efectivos. De acuerdo con la BBC, algunos estudios han demostrado que tararear puede contribuir a estimular el nervio vago, el cual sale del cerebro y se extiende a lo largo del cuerpo, conectándose con otros órganos vitales como el corazón, los pulmones, el estómago, la caja de voz y los oídos.

En este sentido, se comprobó que al tararear, repetir mantras o cantar permite mantener el compás del ritmo cardíaco, de forma que es posible normalizar los latidos del corazón cuando este se acelera ante situaciones tensionantes.

3. Concentrarse

Pese a lo lógico que suena, la mejor manera de llevar a cabo una tarea es concentrándose en ella. Generalmente, bajo circunstancias de estrés o ansiedad, incluso cuando se está muy ocupado, algunas personas tienen el impulso de hacerse cargo de otra tarea.

No obstante, es lo menos recomendable. Aunque el multitasking es una tendencia que ha cogido fuerza cuando se habla de productividad, algunos escáneres, señala la BBC, han indicado que el cerebro solo puede hacer una cosa a la vez.

“Cuando haces dos cosas a la vez, el cerebro tiene que hacer cambios muy rápidos, se sobreestimula e inunda tu cuerpo con hormonas del estrés”, explican.

Por ello, concentrarse en una única tarea y realizarla en calma puede reducir la sensación de ansiedad y brindarle tranquilidad al cuerpo. Un tip que puede ser útil en este sentido es dividir la tarea en varios pasos para ir avanzando gradualmente.