vida moderna

Consejos para hacer un buen uso del protector solar

La aplicación de protector solar a diario previene el envejecimiento prematuro.


Protegerse frente al sol es indispensable todo el año, pero ante la presencia o el contacto con el sol es todavía más importante. Y es que los rayos UV son más fuertes y en ocasiones se pasan horas y horas en la playa o en la piscina en traje de baño, por lo que es el momento de llevar siempre encima una buena fotoprotección y disfrutar de unas vacaciones sin generarle complicaciones a la piel.

¿Por qué hay que protegerse del sol?

El sol es necesario para la vida de casi todas las especies, y por supuesto, para la de los seres humanos. Además, pone de buen humor; sin embargo, también tiene efectos nocivos. Y es que como señala la farmacéutica Belén Acero, los rayos UV provocan quemaduras, cáncer de piel, manchas y envejecimiento prematuro. Por eso es esencial exponerse a él siempre con protección.

¿Qué protector elegir?

Es crucial elegir un fotoprotector de amplio espectro, lo que significa que proteja frente a los rayos UVA, UVB, IR-A (infrarrojos) e incluso rayos HEV (luz azul). Y es que aunque muchos lo desconocen, como explica la experta, sus efectos en la piel pueden ser diferentes; los rayos UVB pueden quemar la piel, los rayos UVA provocan envejecimiento prematuro (arrugas y manchas), mientras que la radiación infrarroja potencia los efectos nocivos de los rayos UV, sobre todo, en cuanto al fotoenvejecimiento.

Por su parte, la luz azul (de los rayos UV y también de los dispositivos electrónicos) también tiene consecuencias negativas para la piel, como un aumento de la sequedad, destrucción del colágeno, etc.

¿Qué factor elegir, SPF 30 o SPF 50?

Se recomienda aplicar, como mínimo y durante todas las épocas del año, un protector con SPF 30. En las pieles claras, con pecas o manchas, bebés (seis meses), niños y embarazadas, es preferible utilizar siempre SPF 50 o SPF 50+, incluso en invierno. Además, en épocas de alta exposición, como unas vacaciones en la playa en verano, lo recomendable es usar SPF 50+ sea como sea la piel, incluso si se es de tez morena o se está bronceada.

Arrugas en el escote
La aplicación de protector solar es indispensable para evitar la aparición de arrugas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

¿Cómo aplicarla correctamente?

Es importante aplicar la protección 10 minutos antes de exponerse al sol y reaplicar cada dos horas, o antes, si se tiene contacto con el agua, o se suda en exceso o hay fricción con la toalla. La recomendación es emplear 2 mg de producto por cada centímetro cuadrado de piel, lo que significa ser bastante generosos con la crema.

Para el rostro se puede tomar como referencia esta medida: dos líneas extendidas en dos dedos. En cuanto al cuerpo, se debe aplicar aproximadamente 30 ml para toda la piel. Si se utiliza fotoprotección en spray o bruma, se necesitará al menos 12 pulverizaciones en cada zona del cuerpo.

¿Se puede aplicar el mismo protector en la cara que en el cuerpo?

Algunos productos están formulados para ello, pero la farmacéutica recomienda usar productos diferentes. Las texturas de los solares corporales son más densas y nutritivas y en el rostro pueden resultar incómodos e incluso provocar grasa y brillos. Los protectores faciales incluyen, además de filtros solares, principios activos que ayudan a hidratar, combatir las manchas, evitar los brillos, etc.

¿Cómo aplicar el protector solar cuando se maquilla la piel?

La protección solar siempre será el último producto de la rutina facial antes del maquillaje. Otra opción es emplear un fotomaquillaje, o protector solar con color. Pero incluso en este último caso, lo aconsejable es aplicar primero un protector solar sin color y encima el que tiene color para aportar el efecto. Además, no hay que olvidar que hay que reaplicar la protección solar, aunque la piel esté maquillada. Para hacerlo de forma sencilla, sin estropear el maquillaje, se puede recurrir a la fotoprotección en bruma o stick.

¿Qué protector solar aplicar en pieles mixtas, grasas o con acné?

La protección solar es indispensable en todas las pieles y si se tiene acné, más, porque así se evitara que queden manchas o cicatrices. Para ello, es esencial usar fotoprotectores formulados para estas pieles: que sean oil free, para que no aporten grasa, y no comedogénicos, para que no taponen los poros.

Con información de Europa Press.