Tendencias
Hombre en el gimnasio realizando ejercicios para fortalecer los bíceps
Hombre en el gimnasio realizando ejercicios para fortalecer los bíceps. - Foto: Getty Images

vida moderna

Consejos para no dejar de ir al gimnasio

Es importante tener claros los beneficios que hay en hacer ejercicio.

La práctica recurrente de ejercicio es importante para la salud del cuerpo; sin embargo, acompañado de una dieta equilibrada, puede evitar o combatir síntomas que causan algunas afecciones.

La lista de ejercicios puede ser amplia, entre los aeróbicos o los de fortalecimiento e incluso una rutina de baile pueden contribuir en la pérdida de peso y mantener uno ideal. No obstante, el gimnasio es uno de los lugares que siempre ha sido llamativo con el paso del tiempo, y ni con una pandemia- la covid-19- se logró extinguir.

Pero las críticas que soportan las personas que pagan un año, por ejemplo, de membresía en un gimnasio, es incalculable, ya que se dice que es mayor el costo que lo que aquellos lo disfrutan. Por esto, aquí, algunos consejos que pueden motivar para no abandonar el gimnasio, y no verse frustrado en el intento.

Consejos para no morir en el intento de ir al gym

Algunos portales de salud, como Tua Saúde y Mejor con Salud, revelan algunos tips para no desistir de ir al gimnasio.

  • Escribir los objetivos: todo plan requiere de metas, e ir al gimnasio no puede ser la excepción. Por esto, aconseja establecer las motivaciones del por qué hacer ejercicio y el por qué en un gimnasio.
  • Celebrar los logros: hay un dicho popular que dice “un día a la vez”, lo que determina que no hay necesidad de apresurarse, sino de pausar y celebrar cada logro alcanzado por pequeño que sea. Es decir, cada día aplaudir la actitud y el cumplimiento de haber asistido al gimnasio.
  • ¿Cuáles son los beneficios? Esto se suma a lo anterior, en donde se debe ser consciente de lo saludable y bueno que puede ser practicar ejercicio, a pesar del esfuerzo que esto requiere. Teniendo en cuenta que cada trabajo trae una recompensa.
  • Un lugar para disfrutar: el gimnasio no puede ser un espacio de tortura, sino de gozo, que en compañía de otros, busca en la mayoría de los casos, un mismo fin: estar en forma o la salud del cuerpo.
  • El avance: de igual manera, con la rutina de ejercicios, los avances del mismo, serán notorios no solo en el cuerpo sino en la salud mental, ya que el ejercicio contribuye en combatir la depresión o la ansiedad, siendo trastornos, que en algunos casos, afecta el comportamiento y el estilo de vida de una persona, colocándola en riesgo.
¿Por qué no veo resultados en el gimnasio?
¿Por qué no veo resultados en el gimnasio? - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Elegir el ejercicio que más se desee: aunque sólo se ha hablado del gimnasio, también es importante elegir aquellas actividades físicas que se disfrutan, ya que, como se mencionó anteriormente, el ejercicio no puede mortificar a nadie. Sin embargo, se debe tener en claro, que para lograr algo, se requiere de esfuerzo y disciplina.
  • Con un instructor: ir al gimnasio es una oportunidad perfecta para socializar y ampliar el círculo de amigos. Asimismo, con la guía de un buen entrenador, el ejercicio se puede convertir en un deleite y en un hobby.
Motivación para ir al gimnasio
Motivación para ir al gimnasio - Foto: Getty Images
  • Horario constante: como se indicó anteriormente, el ejercicio requiere de disciplina, por lo que se aconseja cumplir con un horario establecido para hacer ejercicio, es decir, programar durante la semana, el tiempo que se le dedicará a la actividad física.
  • El descanso: dormir es fundamental para el cuerpo y para el cerebro porque se restaura y se renueva, respectivamente, durante este tiempo. Si es posible, se sugiere cumplir con las 7 y/u 8 horas de sueño para que se efectúe todo el proceso determinado y el cuerpo funcione de manera óptima al día siguiente.
  • Por último, si lo que se desea es bajar de peso, o tener un estado físico saludable, el ejercicio, debe ir acompañado de dietas balanceadas, organizadas preferiblemente por un nutricionista.