Tendencias
Salud
El riesgo de padecer el síndrome de demencia aumenta a medida que una persona envejece. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Dos enfermedades comunes que aumentan el riesgo de demencia

El riesgo de padecer el síndrome de demencia aumenta a medida que una persona envejece.

La demencia hace referencia a un término general que ocasiona el deterioro grave de la capacidad mental que interfiere en la vida cotidiana. Como tal, la demencia es un síndrome que afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio.

De acuerdo con Organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia suele ser causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares. Cabe mencionar que este síndrome afecta a cada persona de manera diferente, dependiendo del impacto de la enfermedad y también de la personalidad del paciente.

Por lo general, la demencia se puede entender en tres etapas, la primera en una edad temprana que suele tener síntomas como la tendencia al olvido, la perdida de la noción del tiempo y la desubicación espacial. Luego de ello, sigue la etapa intermedia en la que a medida que avanza el síndrome los síntomas son más evidentes y suele ser frecuente el olvidar acontecimientos recientes, sufrir cambios en el comportamiento, empezar a necesitar ayuda con el aseo y cuidado personal.

En cuanto a la última etapa de esta enfermedad, surge la dependencia y la inactividad total, y adicional a ello las alteraciones de la memoria suele ser graves. En la etapa tardía pueden aparecer síntomas como dificultad para reconocer a familiares y amigos, dificultad para caminar, alteraciones del comportamiento, agresiones, y una mayor necesidad de cuidado personal.

Ahora bien, uno de los últimos estudios publicados en la revista científica Alzheimer y Demencia y que fue realizado por investigadores del Instituto Karolinska (en Suecia), señala que las personas que padecen diabetes de tipo 2 y enfermedades cardíacas o ictus pueden llegar a tener un mayor riesgo de desarrollar demencia. Como tal, estas dos enfermedades se suelen denominar enfermedades cardiometabólicas

“Pocos estudios han examinado cómo el riesgo de demencia se ve afectado por tener más de una de estas condiciones de forma simultánea, de modo que eso es precisamente lo que quisimos analizar en nuestro estudio”, dijo Abigail Dove, estudiante de doctorado en el Centro para Investigación del Envejecimiento adscrito al Departamento de Neurobiología del Instituto Karolinska.

El portal web Ok Salud, indicó que los investigadores del estudio obtuvieron datos para el análisis de la base de datos nacional Estudio Sueco sobre Envejecimiento y Atención Sanitaria, en donde la información correspondía a 2.500 personas sin demencia y sanas que tenían más de 60 años. Al inicio de la investigación se logró evaluar la incidencia de las enfermedades cadiometabólicas a partir de la historia clínica de los participantes.

Los investigadores siguieron la evolución de dichas personas durante un periodo de 12 años y durante ese periodo realizaron reconocimientos médicos y también, los sometieron a pruebas cognitivas para monitorizar los cambios en cuanto a capacidad cognitiva y desarrollo de demencia. En los resultados evidenciados, la presencia de más de una enfermedad cardiometabólica aceleró el declive cognitivo y duplico el riesgo de padecer demencia. A su vez, notaron que la magnitud del riesgo aumentaba aún más si la persona alguna enfermedad adicional.

Del mismo modo, los autores del estudio también destacaron que las personas que solamente padecían de una enfermedad cardiometabólicas, no tenían un riesgo elevado de sufrir demencia. “Son buenas noticias, el estudio muestra que el riesgo se incrementa únicamente cuando los individuos tienen dos enfermedades, de modo que es posible que la demencia se prevenga evitando desarrollar la segunda enfermedad”, indicó la investigadora.