vida moderna

Ejercicios que ayudan a perder peso y se pueden practicar en casa

Mantener esta rutina ayudará a que baje peso sin necesidad de salir de casa.


Perder peso y mantenerse en forma son parte de los propósitos que muchos se han puesto para este año. Sin embargo, la falta de tiempo o no querer invertir dinero en un gimnasio pueden ser un obstáculo para lograrlo. Por esa razón, es importante buscar alternativas para ejercitarse sin que esto signifique un verdadero sacrificio.

Entre estas alternativas está caminar en esos trayectos cortos que permiten oxigenar el cuerpo, utilizar más la bicicleta ya sea para ir al trabajo o a la universidad, y, por último, hacer ejercicio en casa, una actividad que solo requiere de disciplina, cambiar algunos hábitos y planear a diario una rutina estratégica de trabajo físico.

Para perder peso se requiere una combinación de trabajo de fuerza con actividad cardiovascular, y por supuesto, adoptar hábitos alimenticios más sanos. Lo ideal es reducir muchas más calorías de las que se consumen. Todo esto combinado hará que los resultados se vean en poco tiempo.

Es así que relacionamos una serie de ejercicios que le ayudarán a bajar esos kilos de más, los cuales, según expertos en gimnasia, se recomiendan hacer en circuito, es decir, uno seguido del otro con tan solo 30 segundos de descanso entre cada uno.

Asimismo, lo aconsejable es repetir cada ejercicio cuatro veces, y en la medida de lo posible, realizarlo en un tiempo máximo de 40 segundos para que de esta manera por minuto se logre una secuencia completa entre ejercicio y un descanso de 20 segundos.

Este entrenamiento de alta intensidad además de trabajar todos los músculos del cuerpo también incluye un trabajo cardiovascular, con el que se potenciará la pérdida de grasa.

Es importante tener presente que además de la disciplina con el ejercicio y la alimentación, la buena actitud hará que todo sea mucho más fácil.

Para iniciar es recomendable hacer algunos ejercicios de calentamiento, como saltar lazo o tal vez bailar, esto ayudará a que el cuerpo se prepare para el ejercicio. Ahora bien, estos son algunos de los ejercicios recomendados y que se pueden hacer en casa sin problema:

El primero es la sentadilla “Sumo”. Como su nombre lo indica, se trata de hacer sentadillas como si se fuera un luchador de sumo, es decir, abrir las piernas por completo intentando colocarlas en un ángulo de 180 grados, una para la derecha y la otra a la izquierda.

Una vez en esa posición, se deben ubicar las manos en el abdomen y empezar a subir y bajar. Es importante validar que la rodilla no supere la punta del zapato y mantener la espalda lo más recta posible.

El segundo se trata de las famosas tijeras o ‘Lunch’. Este es un ejercicio imperdible para lograr unos ‘glúteos de acero’. Para realizarlo solo hay que llevar una pierna adelante dejando la otra detrás y bajar y subir de tal manera que se doble la rodilla que se tiene adelante de manera controlada. Es importante mantener contraído el abdomen y apretar las nalgas al momento de bajar.

Siguiendo con otra actividad para tonificar los glúteos, está ‘el puente’, un ejercicio fácil de hacer y que traerá óptimos resultados. Para hacerlo, solo hay que acostarse en el suelo, eso sí sobre una base cómoda, puede ser un tapete o colchoneta, poner las manos al lado, doblar las piernas de tal manera que la suela del zapato quede firme sobre el piso y levantar solo la zona de la pelvis sin despegar del suelo la cabeza ni las manos.

Otro ejercicio que ayudará a trabajar todos los músculos del cuerpo es hacer ‘planchas’. De este ejercicio hay muchas modalidades; sin embargo, el más común es ponerse boca abajo y sostener el peso del cuerpo solo con los antebrazos y la punta de los pies. Lo ideal es lograr estar en esa posición por lo menos un minuto; sin embargo, si no se logra a la primera, se pueden poner metas más cortas hasta lograrlo.

Y por último se pueden realizar Climbers’, un ejercicio exigente pero muy favorecedor. Se trata de ubicar manos y pies en el piso, mantener los brazos y piernas estirados, y luego llevar cada rodilla al pecho, intercalando una y otra. Una vez se haya tomado el ritmo, se debe intentar hacerlo cada vez más rápido.