salud

El hábito que ayuda a potenciar la mente

Esta práctica ayuda a relajar y reducir los niveles de estrés.


Meditar es una de las mejores formas que tienen las personas para disminuir la presión, el estrés y las preocupaciones que las agobian a diario. Es una manera de despejarse y retomar el control de algunas situaciones.

Esta es una técnica que se ha practicado por miles de años. Originalmente, su propósito era ayudar a profundizar la comprensión de lo sagrado y las fuerzas místicas en la vida. Sin embargo, en la actualidad se utiliza más para relajarse.

El instituto de investigación Mayo Clinic indica que es un tipo de medicina complementaria para la mente y el cuerpo, que ayuda a producir un estado de relajamiento profundo y una mente tranquila. “Durante la meditación, se concentra la atención y se elimina el flujo de pensamientos confusos que pueden estar llenando la mente y provocando estrés. Este proceso puede resultar en un realce del bienestar físico y emocional”, precisa la citada fuente.

Un artículo publicado por la revista digital sobre psicología y neurociencia La Mente es Maravillosa, cita un estudio publicado en la revista Scientific American y realizado durante 15 años por la Universidad de Wisconsin, en colaboración con otras 19 instituciones educativas, en el cual se concluye que meditar ayuda a que los niveles de estrés bajen, se activan algunas zonas del cerebro y tiene efectos positivos sobre la molécula telomerasa, encargada de alargar los segmentos de ADN en los extremos de los cromosomas.

Un hábito sencillo de meditación que se puede practicar mientras se abordan las tareas diarias y en diferentes horarios es la respiración consciente, conocida como pranayama en yoga.

Esta técnica consiste en generar una inhalación y exhalación cuyo aire sea fluido y constante. Cada fase; es decir, inhalar, retener, exhalar y retener sin aire en pulmones, ayuda a relajar, estimular o equilibrar la energía interna, dependiendo de los tiempos empleados para cada paso.

El pranayama puede realizarse en cualquier momento. Por ejemplo, cuando se va de camino al trabajo, mientras se toma una ducha o se realiza cualquier actividad sencilla. Lo recomendable es crear diez respiraciones de 10 segundos cada una, donde se reparta el tiempo para pasar por todas las fases mencionadas anteriormente.

La clave de los resultados está en ser constantes en la práctica de este hábito con el fin de lograr resultados en el manejo del estrés y lograr el bienestar interior. Hacer pranayama puede llevar gradualmente a la mente a un estado de claridad, que la prepara para la meditación profunda y para sentirse fortalecida y con el poder necesario para afrontar el día a día.

La técnica de la respiración es buena para principiantes, ya que respirar es una función natural. Es importante concentrarse en lo que la persona siente y lo que se oye al inhalar y exhalar por la nariz. Respirar profundamente y despacio.

Elementos de la meditación

Si bien la respiración consciente es un hábito que puede fortalecer y aclarar la mente, lo cierto es que existen diversos tipos de meditación, los cuales requieren elementos que son clave para alcanzar mejores resultados, según los expertos de Mayo Clinic.

- Concentrar la atención. Este es uno de los elementos más importantes. Es lo que ayuda a liberar la mente de las muchas distracciones que causan estrés y preocupaciones. Se puede concentrar la atención en cosas como un objeto específico, una imagen, un mantra, o precisamente la respiración.

- Un lugar tranquilo. Es importante hacer meditación en un lugar tranquilo; sin embargo, cuando se maneja bien este hábito se puede realizar en cualquier lugar.

- Una posición cómoda. La meditación se puede practicar sentado, acostado, caminando o en otras posiciones o simplemente cuando se realizan actividades. Lo ideal es conservar una buena postura.

- Actitud abierta. Es importante permitir que los pensamientos pasen por la mente sin juzgarlos.