meditación

La meditación: ideal para cometer menos errores

Un estudio de la universidad de Michigan reveló que esta técnica milenaria ayuda a reconocer las equivocaciones cuando la persona está estresada y apurada.


Todos han olvidado cosas o cometido errores cuando hacen algo de prisa. Pero la ciencia ha encontrado un remedio para esto gracias a un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Michigan. El trabajo, publicado en Brain Sciences, mostró cómo la meditación de monitoreo abierto, altera la actividad cerebral de tal manera que la persona estaría más inclinada a reconocer sus errores. Así, este tipo de meditación podría ayudarlo a ser menos propenso a errores.

Cabe decir que el estudio es el más grande hecho hasta hoy en ese tema. La meditación de monitoreo abierto es aquella que enfoca la conciencia en los sentimientos, pensamientos o sensaciones a medida que se desarrollan en la mente y el cuerpo.

“El interés de la gente en la meditación y la atención plena está superando lo que la ciencia puede demostrar en términos de efectos y beneficios”, dijo Jeff Lin, candidato a doctorado en psicología de la MSU y coautor del estudio. “Pero es sorprendente para mí que pudimos ver cómo una sesión de meditación guiada puede producir cambios en la actividad cerebral en los no meditadores”.

Los hallazgos sugieren que diferentes formas de meditación pueden tener diferentes efectos neurocognitivos y Lin explicó que hay poca investigación sobre cómo la meditación de monitoreo abierto impacta en el reconocimiento de errores.

Los participantes del estudio nunca habían meditado antes. Para la investigación fueron llevados a través de un ejercicio de meditación de monitoreo abierto de 20 minutos mientras los investigadores midieron la actividad cerebral a través de electroencefalografía o EEG. Luego, completaron una prueba de distracción computarizada.

“El EEG puede medir la actividad cerebral a nivel de milisegundos, por lo que obtuvimos medidas precisas de la actividad neuronal inmediatamente después de los errores en comparación con las respuestas correctas”, dijo Lin. “Cierta señal neuronal ocurre aproximadamente medio segundo después de un error llamado error positivo, que está relacionado con el reconocimiento consciente del error. Descubrimos que la fuerza de esta señal aumenta en los meditadores en relación con los controles”.

Si bien los participantes meditadores no tuvieron mejoras inmediatas en el desempeño real de la tarea, los hallazgos de los investigadores ofrecen una ventana prometedora al potencial de la meditación sostenida.

“Estos hallazgos son una fuerte demostración de lo que solo 20 minutos de meditación pueden hacer para mejorar la capacidad del cerebro para detectar y prestar atención a los errores”, dijo Moser. “Nos hace sentir más seguros de lo que la meditación de atención plena podría ser capaz de hacer para el desempeño y el funcionamiento diario en ese momento”.

Si bien la meditación y la atención plena han ganado un interés generalizado en los últimos años, Lin se encuentra entre un grupo relativamente pequeño de investigadores que adoptan un enfoque neurocientífico para evaluar sus efectos psicológicos y de rendimiento.

De cara al futuro, Lin dijo que la próxima fase de la investigación será incluir un grupo más amplio de participantes, probar diferentes formas de meditación y determinar si los cambios en la actividad cerebral pueden traducirse en cambios de comportamiento con una práctica a más largo plazo.

“Es grandioso ver el entusiasmo del público por la atención plena, pero aún queda mucho trabajo por hacer desde una perspectiva científica para comprender los beneficios que puede tener y, lo que es igualmente importante, cómo funciona realmente”, dijo Lin. “Es hora de que comencemos a mirarlo a través de una lente más rigurosa”.

*Con información de la Universidad de Michigan.

Noticias relacionadas