vida moderna

¿Es bueno tener sexo a diario? Esto dicen expertos

Mantener una vida sexual activa y saludable tiene importantes beneficios para la salud física y emocional de las personas.


La frecuencia de la actividad sexual es uno de los asuntos que preocupa a algunas personas, bien sea porque mantienen encuentros constantes o, por el contrario, porque se encuentran en un período de abstinencia.

Sea cual sea el caso, el interrogante de si es es bueno tener sexo todos los días de seguro se ha cruzado por la mente de muchos. Y es que a las relaciones sexuales se les atribuyen diversos beneficios para el estado físico y emocional, por lo que conocer los efectos que tendría el hacerlo a diario causa curiosidad a más de uno.

Tal fue el caso de Brittany Gibbons, referenciado por el portal Biobio Chile, que cuenta cómo la escritora decidió experimentar teniendo encuentros sexuales todos los días por un año, ya que estaba acomplejada con su vida sexual y quería probar qué consecuencias tendría en su relación de pareja. Durante su experimento, descubrió que el problema estaba en su mente y no precisamente en su cuerpo.

Sin embargo, su historia permite cuestionarse si realmente sería bueno para el organismo y el bienestar tener sexo todos los días.

Diversas formas de tener sexo

Antes de descubrir qué tan bueno puede ser mantener relaciones sexuales a diario, vale la pena aclarar qué se entiende por sexo. De acuerdo con Planned Parenthood, no hay única forma de tener sexo, pues cada persona tiene distintos gustos y límites a la hora de un encuentro de este tipo.

No obstante, existen algunas actividades sexuales que son conocidas por un gran porcentaje de personas y que se practican hoy en día, como:

  • La masturbación
  • El sexo oral, vaginal y anal
  • Los besos
  • Frotar el cuerpo contra el de la pareja, con o sin ropa
  • Utilizar juguetes sexuales
  • Sexting: sexo por teléfono o a través de mensajes de texto
  • Consumir pornografía

¿Es bueno tener sexo a diario?

Mantener una vida sexual activa y saludable tiene importantes beneficios para la salud física y emocional de las personas, ya que además de permitir conectar con las emociones, con la otra persona y disfrutar de un momento de placer, estimula la liberación de hormonas que generan una sensación de bienestar. Por ejemplo, cuando una persona tiene un orgasmo su cuerpo libera endorfinas, que son las hormonas encargadas de mitigar el dolor y hacer que el organismo se sienta bien, explica Planned Parenthood.

.
Cuando una persona tiene un orgasmo su cuerpo libera endorfinas, que son las hormonas encargadas de mitigar el dolor y hacer que el organismo se sienta bien, explica Planned Parenthood. - Foto: Getty Images/iStockphoto

La organización asegura que entre los beneficios más importantes del placer sexual se encuentran:

  • Mejora la calidad del sueño
  • Fortalece la autoestima
  • Mejora el estado físico
  • Reduce el nivel de estrés y la tensión
  • Aumenta la probabilidad de vivir más

Sin embargo, sobre si es bueno tener sexo a diario, la doctora Sheri Jacobson, médico especialista en sexualidad consultada por el diario británico The Independent, y cuyas respuestas fueron citadas en Biobio Chile, en ocasiones mantener relaciones sexuales todos los días puede convertirse en una obsesión por llevar un registro y se olvidan las señales que manifiesta el cuerpo, así como las necesidades que tiene en cada momento.

Asimismo, si no se cuenta con un ambiente seguro, como una relación o amante estable, ni se toman las precauciones del caso, la persona puede estar más expuesta ante alguna infección de transmisión sexual o algún otro riesgo en su integridad.

¿Qué tan seguido se debe tener sexo?

Lo primero que hay que tener claro es que no hay una cantidad de sexo exacta que sea recomendada o ideal, en realidad esto depende de múltiples factores en los que está inmersa la persona, como la edad, si tiene pareja, sus horarios de trabajo o estudio, su salud, entre otros. Además, la intensidad del deseo sexual puede ser diferente en cada caso y puede variar de acuerdo con situaciones internas o externas, como el estrés, la cotidianidad, alguna condición médica, así como es normal no tener ganas de mantener encuentros sexuales a diario. Es por ello que la frecuencia adecuada solo la conoce cada persona.