Las personas mayores tienen las mismas necesidades en cuanto a placer y deseo que un niño, joven o adulto promedio. Foto: Ingimages - Foto: Foto: Ingimages

salud

¿Es cierto que disminuye el deseo sexual en la tercera edad?

El desempeño sexual, aunque disminuya o cambie, sigue siendo beneficioso para la salud física y mental de una persona en cualquier etapa de su vida.

Mucho se oye hablar sobre este aparente factor común entre los adultos mayores, que parecieran dejar de lado el placer sexual a medida que pasan los años. Este es, sin embargo, un mito. Las personas mayores tienen las mismas necesidades en cuanto a placer y deseo que un niño, joven o adulto promedio.

Sin embargo, estas necesidades suelen estar menos cubiertas debido al contexto que puede rodear a las personas mayores, como aquellas que viven en una residencia.

De acuerdo con los expertos, la mayoría de los adultos mayores mantienen su deseo y permanecen sexualmente activos. No obstante, muchos de ellos sí experimentan cambios en sus gustos o prácticas frecuentes, pero estos pueden verse mucho más influenciados por limitaciones físicas.

Otro de los factores que puede repercutir en la vida sexual a esta edad es el psicológico. Son muchas las sociedades en las que el sexo y la sexualidad están asociados con los jóvenes y no se tiene en cuenta a las personas de la tercera edad, lo que puede hacer que se vean menos atractivos y, a su vez, disminuir su autoestima.

Asimismo, la muerte de la pareja sentimental puede ser un golpe duro a esta edad y manifestarse en la pérdida de interés por la vida en pareja o por los encuentros sexuales, sobre todo porque las personas que pasan gran parte de su vida con otra pueden no saber cómo abordar el duelo y la gestión de sus emociones.

Uno de los factores más importantes que cambian el desempeño sexual de una persona de la tercera edad es la posible limitación física que traen los años. Foto: Ingimage - Foto: Foto: Ingimage

Sin embargo, el desempeño sexual, aunque disminuya o cambie, sigue siendo beneficioso para la salud física y mental de una persona de la tercera edad. De hecho, algunos dejan de tener el coito como prioridad, y son mucho más entregados al afecto y la erótica.

Formas naturales de aumentar el deseo sexual

Hay una serie de recursos que pueden aumentar la libido en las personas, como es el caso de las terapias psicológicas o de pareja, así como la adopción de métodos naturales efectivos, reseña Medical News Today.

1. Actividades sexuales preliminares: mejorar la interacción sexual puede incrementar el deseo de una persona por tener relaciones sexuales y, de esta forma, elevar su libido. En ese sentido, las actividades sexuales preliminares desempeñan un papel fundamental: los besos, el contacto físico, el sexo oral y los juguetes sexuales pueden ayudar con este propósito.

2. Manejar la ansiedad y el estrés: registrar altos niveles de ansiedad puede incidir en el desempeño sexual y afectar la libido. Las personas que tienen un horario de trabajo intenso, un sinnúmero de responsabilidades u otro factor de estrés, pueden ver afectado su deseo sexual, con tendencia a la baja. Los expertos señalan que la ansiedad y el estrés pueden afectar a los hombres a la hora de mantener una erección, dificultando las relaciones sexuales.

3. Dormir bien: no solo ayuda a mejorar la salud de las personas, sino también a incrementar la libido. De hecho, un estudio citado por Medical News Today encontró que las mujeres que durmieron mejor la noche anterior incrementaron su deseo sexual al día siguiente. Además, aquellas que durmieron más horas reportaron mejor excitación genital que las que durmieron menos horas.

4. Dieta nutritiva: la alimentación cumple un papel importante en el desempeño sexual. Una dieta balanceada puede estimular la circulación y mejorar la salud cardiaca, beneficiando de este modo el deseo sexual. Consumir una dieta rica en vegetales, baja en azúcar y alta en proteínas magras puede ayudar a evitar algunos trastornos que afectan la libido.

5. Hacer ejercicio: “Un estudio de 2015 de hombres en terapia de privación de andrógenos, que reduce los niveles de testosterona, determinó que el ejercicio regular ayudó a los hombres a lidiar con problemas como preocupación por la imagen física, libido baja y cambios en la relación”, destaca Medical News Today.