vida moderna

La verdura que previene los problemas cardíacos y reduce el colesterol

El tomate es una fuente de múltiples nutrientes.


La alimentación es la principal fuente de nutrientes de los seres humanos, por lo que las personas deben optar por una dieta balanceada, que contenga ingredientes de los diferentes grupos de alimentos y sea variada en colores.

Uno de los grupos infaltables en el menú diario son las verduras, ya que estas son una fuente rica en micronutrientes, como vitaminas y minerales, los cuales son esenciales para el funcionamiento del organismo. Existe una amplia bandeja de posibilidades de dónde elegir para complementar la alimentación y aprovechar su versatilidad, debido a que se pueden emplear en sopas, en cocidos, en ensaladas y otra diversidad de platos.

El tomate posee esta cualidad. Se trata de una verdura presente en muchas cocinas, debido a que se puede emplear en diferentes preparaciones, aportando un toque de sabor a las comidas. Pero no solo eso, se ha comprobado que el consumo de tomate tiene múltiples beneficios para el organismo, contribuyendo a preservar el buen estado de salud.

Getty Creativo
Pero no solo eso, se ha comprobado que el consumo de tomate tiene múltiples beneficios para el organismo, contribuyendo a preservar el buen estado de salud. - Foto: Getty Images

La Fundación Española de la Nutrición detalla que el tomate es un vegetal conformado en su mayoría por agua, pero además resaltan en su composición nutricional otros elementos como la vitamina C, la vitamina A y la provitamina A, nutrientes que se han asociado con efectos positivos para el cuerpo.

De acuerdo con un artículo del Instituto Interdisciplinario para la Innovación de la Universidad de Talca, en Chile, al tomate hasta se le atribuyen propiedades para mitigar el deterioro del corazón, uno de los órganos vitales del ser humano. Lo anterior se debe a que en su composición nutricional figuran compuestos que favorecen el funcionamiento del sistema circulatorio en general.

Por un lado, la mencionada institución explica que añadir el tomate a la dieta podría incidir en la regulación de la cantidad de colesterol en el torrente sanguíneo, esto relacionado a su aporte de antioxidantes como los licopenos, que evitan el daño producido por la oxidación de las células del cuerpo.

Al ayudar a mantener bajo control este tipo de sustancia grasosa, también se propicia el buen funcionamiento de la circulación sanguínea y con ello la oxigenación de todo el organismo.

“Algunos estudios han relacionado que el consumo de licopeno que contienen los tomates ayuda a disminuir el riesgo de diferentes enfermedades cardiovasculares”, añaden desde el portal sobre salud Tua Saúde.

Hay que decir que otra de las bondades de los antioxidantes es que, al prevenir el deterioro provocado por los radicales libres, puede retrasar el paso de los años sobre el cuerpo y la piel, reduciendo así los signos de envejecimiento desde una edad temprana.

También se le confiere una acción protectora de la capacidad visual, gracias a su cantidad de vitamina A, la cual, según indica la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos de Salud, interviene en el estado de la visión. Igualmente, por su aporte de vitamina C, también puede considerarse como un vegetal favorecedor para el sistema inmune.

También puede ser de interés...

Entre otras, también se caracteriza por su cantidad de minerales esenciales, de acuerdo con la guía de alimentos del portal Cuerpo Mente, pues el tomate contiene magnesio, potasio, hierro y fósforo, micronutrientes que requieren las personas a diario.

Hay una variedad de presentaciones del tomate para integrar dentro del plan de nutrición, según el gusto de cada uno. No obstante, también se sugiere incluirlo como complemento de una correcta alimentación, para poder aprovechar mejor sus propiedades.

Cabe decir que los cambios en la alimentación no son suficientes para el cuidado de la salud, sino que también es fundamental realizar actividad física regularmente y consultar con los especialistas en caso de presentarse cualquier afección que genere preocupación.