vida moderna

¿Cómo usar cáscara de tomate para combatir la calvicie y eliminar la caspa?

Antes de aplicar nuevos productos en el cuero cabelludo se debe consultar con un especialista para evitar irritaciones.


El tomate es el fruto de una planta de la familia de las solanáceas. Es una de las hortalizas más importantes para el consumo humano gracias a sus valores nutritivos, pues contiene minerales como calcio, fósforo, potasio y sodio y vitaminas A, B1, B2 y C.

Además, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, el tomate está compuesto principalmente por agua y su macronutriente mayoritario son los hidratos de carbono. Estos nutrientes son fácilmente aprovechables, pues es un producto que se encuentra frecuentemente disponible.

Existen varios tipos de tomates, pero los más conocidos son tomate chonto, tomate cherry, tomate pera, tomate milano, tomate verde, entre otros. En cualquier variedad, es posible consumir el fruto tanto fresco, como procesado y se adapta fácilmente a una variedad de platillos gastronómicos.

Aunque no es del agrado de muchas personas, la cáscara del tomate también posee grandes propiedades para el cuerpo humano. De hecho, el portal especializado Salud180, explicó que si es este producto es de color verde, es posible utilizarla para combatir la caspa y la calvicie.

El mismo medio indicó que es posible aprovechar dichas propiedades de la cáscara verde del tomate si se consume a través de una infusión. Para realizarla se necesitan: cáscaras de tomate verde secas y una taza de agua.

Preparación:

1. Poner el agua en una olla y llevarla al fuego para que hierva.

2. Una vez el agua comience a burbujear, agregar de cuatro a cinco cáscaras de tomate verde.

3. Esperar a que se cocinen cinco minutos más.

4. Pasado el tiempo bajar del fuego, colar y esperar a que se enfríe un poco.

5. Consumir tibio o frío.

6. Si el sabor es desagradable, agregar un poco de endulzante.

El portal Aló también destaca los beneficios del tomate para la salud capilar. El sitio web explica cómo aprovechar las propiedades de estos alimentos a través de una mascarilla. Los ingredientes necesarios son: dos tomates y una cebolla.

Preparación:

1. Picar el tomate y la cebolla.

2. Agregarlos en un recipiente y mezclar muy bien.

3. Aplicar en todo el cabello.

4. Dejarlo actuar por 15 minutos.

5. Enjuagar con abundante agua.

6. Se recomienda realizar este tratamiento una vez a la semana para mejorar los resultados.

Además del tomate, existen otras opciones naturales que pueden ayudar a frenar la caída del pelo y prevenir la caspa. Por ejemplo, estas son algunas de las plantas para ayudar a tratar esta problemática:

  • Aloe vera: esta planta es muy nutritiva para el cuero cabelludo gracias a que contiene aminoácidos, vitaminas y minerales que nutren y ayudan a revitalizar el pelo. Para utilizarla se puede machacar un trozo de una de sus pencas. Se mezcla con agua tibia y se masajea el cuero cabelludo durante unos minutos. Se deja actuar una hora y se enjuaga con abundante agua.
  • Rúcula: el extracto de rúcula contribuye al crecimiento del cabello ayudando a estimular el folículo piloso. Se puede preparar una infusión con sus hojas y cuando esté tibia aplicarla en el cabello después del lavado.
  • Cola de caballo: esta planta contiene cisteína, selenio y sílice, minerales que ayudan a incentivar el crecimiento del cabello y fortalecer el pelo ya existente.
  • Alfalfa: tienen alto contenido en proteína, vitaminas y sílice que contribuye al crecimiento sano del cabello. Además, contiene minerales y vitaminas C (mejora la circulación sanguínea del cuero cabelludo), vitamina E (aumento de absorción de oxígeno), vitaminas B1 y B2.
  • Romero: esta planta ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a mantener la salud del cuero cabelludo. Se puede preparar una infusión con las hojas y masajear el cuero cabelludo.