Tendencias
La cúrcuma tiene efectos antioxidantes
Los curcuminoides que tiene la cúrcuma le confieren grandes propiedades antiinflamatorias. - Foto: Getty Images

vida moderna

Limón y cúrcuma para aliviar la artritis: así se prepara la infusión

Esta especia puede ser efectiva para ayudar en enfermedades que causan inflamación y dolor.

La cúrcuma, además de darles un buen sabor a los platos, es un ingrediente ideal para complementar los batidos, las infusiones y las recetas saludables a la hora de cuidar el organismo en general.

Gracias a sus virtudes curativas, esta especia puede ser efectiva para ayudar en el caso de enfermedades que causan inflamación y dolor, según el portal Mejor con Salud.

Según el Grupo Sanitas de España, los curcuminoides que tiene la cúrcuma le confieren grandes propiedades antiinflamatorias. Esta es recomendada para trastornos en los que exista inflamación, como la enfermedad de Crohn, los trastornos menstruales, las enfermedades del intestino, colon irritable, colitis, artritis, obesidad, síndrome del túnel carpiano, etc.

En concreto, la artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar solo las articulaciones. Los especialistas de la Clínica Mayo señalan que en algunas personas la afección puede dañar distintos sistemas corporales, incluidos la piel, el corazón, los ojos, los pulmones y los vasos sanguíneos.

Artritis
La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar solo las articulaciones. - Foto: Getty Images

Agua de cúrcuma con limón

La infusión de cúrcuma debe tener un poco de pimienta negra, según un estudio realizado por el Departamento de Farmacología del Colegio de Medicina de la India, el cual encontró que la cúrcuma no se absorbe fácilmente en el cuerpo. Por eso, con la pimienta negra que tiene piperina, una sustancia capaz de aumentar la concentración de la cúrcuma, favorece sus efectos en el organismo.

Ingredientes

  • 4 tazas de agua
  • 1 ½ cucharadita de polvo de cúrcuma (también puedes usarla fresca)
  • Pimienta negra
  • 1 limón o lima en rodajas
  • Jengibre

Preparación

  • Poner a hervir el agua, cuando llegue al punto de ebullición agregar la cúrcuma, una pizca de pimienta negra y las rodajas del limón o la lima.
  • Luego, dejar que la mezcla hierva por diez minutos para que se incorporen los ingredientes.
  • Antes de servir, colar el té y, como opción, se puede endulzar con un poco de miel.

Leche de cúrcuma

Ingredientes

  • 1 taza de leche vegetal a elección (almendra, arroz, coco, etc.) (250 ml).
  • ½ cucharada de pasta de cúrcuma (8 g).
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g).

Preparación

  • Calentar todos los ingredientes, excepto la miel, en una cacerola.
  • Revolver con frecuencia para que los ingredientes se disuelvan sin hervir.
  • Agregar la miel y disfrutar de esta deliciosa bebida.

Otros remedios caseros para la artritis

Infusión de jengibre

  • Una de las formas más simples de usar el jengibre para la artritis es ingiriendo una o dos tazas diarias de una infusión elaborada con esta raíz.
  • Para preparar esta bebida se debe pelar y cortar media raíz de jengibre en trozos de un dedo de grosor, añadirlos a dos tazas de agua y llevar a fuego, dejar hervir durante 10 minutos, después apagar el fuego y dejar reposar otros 10 minutos.
  • Se debe colar la infusión antes de beberla y hacerlo preferiblemente sin ningún endulzante. Se recomienda beber una o dos tazas al día.
  • Otra opción es tomarlo con miel y canela. Lavar y desinfectar bien el jengibre. Después, mezclar el agua con la miel, el jengibre y la canela. Se recomienda tomar una taza en la mañana y otra por la tarde.

Col kale

  • Las coles en general son especialmente ricas en calcio.
  • La kale, además, es muy versátil: se puede preparar al vapor, en forma de chips deshidratados o marinada en ensalada, entre otros.
  • Se recomienda tomar cuatro o cinco hojas cada día, en caldos, ensaladas, chips o cualquier otra receta.

Frutos secos y semillas

  • Las almendras, los piñones, el sésamo y las pipas tienen gran cantidad de magnesio.
  • Además, las avellanas, los pistachos, las nueces y los cacahuetes aportan fibra, mucha grasa insaturada, proteína vegetal y minerales como zinc, hierro, potasio, calcio, fósforo, entre otros.
  • Las frutas secas, como dátiles, ciruelas e higos contienen altas cantidades de polifenoles, que mejoran la masa ósea y aumentan la formación de tejido óseo, tanto en condiciones normales como de inflamación.