vida moderna

Los 10 alimentos que generan más arrugas prematuras en el rostro

Antes de suspender alimentos de la dieta, se debe consultar con un especialista para evitar contraindicaciones.


La alimentación es fundamental para contar con un organismo en buen estado. Mantener un cuerpo saludable ayudará a sobrellevar las actividades del día a día sin dificultades o temores a enfermar por alguna afección que se haya adquirido.

No solo internamente se aprecian los beneficios de una buena alimentación, también en lo externo, comenzando por la piel. Por ejemplo, a través de la epidermis (capa externa de la piel) se pueden ver síntomas relacionados con problemas en el hígado o en los riñones.

Además, hay que destacar que la piel, por sí sola, también puede desarrollar enfermedades como el cáncer de piel, dermatitis, entre otras. Así mismo, muchas personas, al no llevar la alimentación adecuada, forman depósitos de grasa que se pueden convertir en imperfecciones como el acné.

El consumo de cierto tipo de alimentos puede promover la aparición de arrugas prematuras. De hecho, el portal especializado en belleza, Elle, listó una serie de productos que envejecen el organismo con mayor rapidez:

1. Colorantes: este tipo de productos contiene una sustancia llamada sulfitos, los cuales, cuando son ingeridos en exceso, provocan que la elasticidad se pierda y aparezcan algunas arrugas. Se aconseja remplazarlos con sabores naturales como los que posee la fruta o las verduras.

2. Grasas trans: son el peor tipo de grasas alimentarias, y se encuentran de manera natural en pequeñas cantidades en algunos productos de origen animal como la carne roja, el queso y la leche entera. También son de origen sintético, como las que se encuentran en la margarina y en ciertos bocadillos que se compran en el supermercado o en un restaurante, en productos de panadería y en frituras.

3. Carne roja: los expertos aconsejan el consumo de la carne magra como el pollo, el pavo o el conejo. La carne roja como las de cordero, ternera o cerdo, se deben evitar, pues contienen grasas saturadas.

4. Alcohol: beber mucho alcohol deshidrata la piel, lo que provoca que se seque y se aumenten las probabilidades de arrugarse prematuramente.

5. Azúcar: “un exceso de glucosa [azúcar] en la sangre favorece la obesidad, la diabetes tipo 2 o el cáncer, y también ejerce un efecto devastador sobre el colágeno y la elastina de la piel”, informa el portal de salud, cuidado personal y belleza Saber Vivir.

6. Refrescos azucarados: bebidas gaseosas y productos que tengan grandes cantidades de azúcar no son buenos para el organismo, pues las células mueren con mayor rapidez y hacen que el cuerpo se vea más viejo.

7. Sal: la doctora Paula Rosso, especialista en nutrición del Centro Médico Lajo Plaza, en palabras recogidas por el portal Telva, explica que las ojeras, la piel más seca, las arrugas más marcadas y las bolsas, son consecuencias por el abuso en el consumo de alimentos con sal.

8. Café: aunque al usarlo como parte de un producto exfoliante puede ser beneficioso para la piel, al ingerirlo puede provocar deshidratación que afecta directamente la elasticidad de la dermis. Lo mejor, es cambiarlo por jugos naturales, infusiones o té.

9. Picante: la sustancia llamada capsaicina que se encuentra en la comida picante puede activar los receptores de irritación de la piel, por lo que muchas personas también experimentan rubor y enrojecimiento de la dermis después de ingerir este tipo de alimentos.

10. Hidratos refinados: pueden causar inflamación y deteriorar el colágeno en el cuerpo, lo que también se ve reflejado en un deterioro en el estado de la piel, los huesos y los músculos.