Tendencias
Foto de referencia sobre el cerebro y la memoria
Existen diferentes métodos para fortalecer el cerebro y mejorar la memoria. - Foto: Getty Images

vida moderna

Los cinco hábitos para mejorar la retención de la memoria

Existen diferentes métodos para fortalecer el cerebro y mejorar la memoria.

Tener una memoria fuerte puede ser desarrollada por diferentes trucos y formas de engañar al cerebro, con el propósito de mejorar y organizar la vida.

El cerebro tiene una forma excelente de adaptarse y cambiar a lo largo de la vida, formando nuevas vías neuronales, mejorando de esa forma las conexiones existentes. Es por eso que existen diferentes métodos para mejorar la salud y vitalidad del cerebro y son los siguientes:

Dormir

En diferentes oportunidades, el cerebro es tratado como si no fuera parte del cuerpo, como si los hábitos saludables y no saludables no afectaran la forma de pensar. No obstante, un estilo de vida saludable mejorará los procesos de memoria.

Es por eso que dormir es una de las actividades más importantes para la salud del cerebro. El período de sueño depende de la edad, dieta, entre otros. Sin embargo, el tiempo considerable para dormir es de ocho a nueve horas.

Cabe mencionar que eso debe ser sueño real, no solamente acostarse y tomar el celular o tratando de conciliar el sueño. Además, se recomienda tener un horario de sueño regular, lo que hará sentir mejor al cuerpo y mejorar la memoria y una mayor concentración.

Dieta saludable

Una dieta saludable, en conjunto con un ejercicio constante, son indispensables para un cerebro saludable y, por lo tanto, para la memoria.

Se recomienda comer mucha fruta, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables, como el pescado, aceite de oliva o nueces.

No estresarse seguido

El estrés crónico destruye las células del cerebro y, en ese sentido, dañará el hipocampo, una parte del cerebro involucrada en la formación de nuevos recuerdos.

No obstante, el estrés es una constante de la vida cotidiana que puede ser causada por el trabajo o la universidad. Sin embargo, se puede gestionar eficazmente cuando se reconoce. Asimismo, para evitar el estrés, se recomienda no dejar las cosas a último minuto y tomar descansos frecuentes.

Además, se recomienda no realizar actividades múltiples y se deben establecer expectativas realistas, ya sean en el tiempo libre de la persona.

Entrenar el cerebro

Al igual que la fuerza física, la fuerza mental requiere un desarrollo y desafío constante, ya que si no se utiliza, se pierde. Es por eso que cuando se aprenda y se desafíe más el cerebro podrá recordar mejor las cosas.

Una de las mejores cosas que ayudan a fortalecer la memoria es aprender algo nuevo y prestar toda la atención en todo momento y lograr mejorar la contratación.

Ejercicio constante

El ejercicio físico, específicamente el ejercicio cardiovascular, como correr, montar bicicleta o nadar ayudará a aumentar la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, reduciendo también enfermedades cardiovascular o la diabetes.

Además, hay algunos ejercicios específicos que mejoran directamente la función cerebral, especialmente aquellos que requieren una fuerte coordinación y fuertes habilidades motoras complejas.

De igual forma, los ejercicios que involucran tanto el uso de los brazos y las piernas son buenos para reducir el estrés a largo plazo, los deportes de equipo, como el baloncesto, voleibol o fútbol son buenos para reducir el estrés y mejor la salud de la memoria.

Trucos para la memoria

Estos dispositivos de memoria pueden llegar a engañar al cerebro, con el propósito de recordar más cosas. Estos mecanismos constantemente se usan en competencias de memoria profesional y pueden llegar a tener un estudio regular.

Entre esos dispositivos se puede inventar una frase u oración en la cual la primera palabra de cada letra represente lo que se desee recordar.

Asimismo, tener una imagen visual es más fácil que recordar una palabra cuando se asocia con una imagen en la cabeza, específicamente imágenes positivas y tridimensionales.

Finalmente, los poemas y las canciones son más fáciles de recordar que el texto normal y pueden ayudar de una mejor forma al cerebro.