vida moderna

Mango: algunas propiedades de la fruta para la piel

No se deben aplicar nuevos productos en la piel sin antes consultar con un especialista para evitar irritaciones.


El mango es una de las frutas más populares en el mundo. En la India, de donde es fruta nacional, se producen 14 millones de toneladas del fruto al año, pero en países como Colombia es posible encontrarlo en varias ciudades y con precios asequibles.

El mango es una de las frutas con mayores bondades en la naturaleza, incluso, fue catalogado como uno de los superalimentos, según el evento de expertos Nutrition 2021 Live Online. El consumo diario de esta fruta tropical trae un sinfín de beneficios al organismo, entre los que se destaca la prevención de enfermedades del corazón.

Además, esta fruta contiene diferentes vitaminas y minerales, como vitamina A y vitamina C, magnesio, potasio, polifenoles como mangiferina, kaempferol, ácido benzoico y fibras.

Así mismo, de acuerdo con la nutricionista Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC de Salud de España, el mango tiene una carga de calorías mínima, lo que ayuda a saciar el hambre y controlar el peso.

La experta asegura que 100 gramos de mango solo aportan 59 kilocalorías, un porcentaje bajo si se tiene en cuenta que la dieta ligera de un adulto sedentario debe tener al menor 2.000 kilocalorías al días.

También, según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde, el mango mejora el sistema digestivo pues es rico en fibra soluble y esto es ideal para el sistema digestivo, pues promueve el movimiento del material a través de dicho aparato y aumenta el volumen de las heces.

Por otro lado, la revista especializada UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, listó una serie de beneficios que trae el consumo de mango en la piel, que también aplican si este se usa como tópico a través de mascarillas o cremas:

1. Limpiador: ayuda a prevenir el acné al aplicar la pulpa sobre el cutis, puede ayudar a limpiar los poros y prevenir los puntos negros y las espinillas. Lo anterior, es porque el mango contiene propiedades antibacterianas perfectas para las imperfecciones en la piel.

2. Previene el envejecimiento: gracias a sus antioxidantes, previene y combate el envejecimiento prematuro por la acción de los radicales libres, además de que contribuye a disminuir las manchas provocadas por factores ambientales.

3. Regenerador: debido a que su uso promueve el desarrollo del colágeno al ser frotado sobre la piel, como el rostro, área abdominal, entre otras, evita la aparición de estrías y cicatrices. Esto se da, gracias al alto contenido de vitamina A que posee el mango.

4. Astringente: como se ha indicado, ayuda a prevenir la aparición del acné, pero, además, limpia el sebo acumulado en los poros para evitar que se tapen y salgan los puntos negros u otras incómodas afecciones cutáneas.

5. Hidratante: es rico en fitoesteroles, ácidos grasos y tocoferoles que ayudan a mejorar la textura de la piel y a mantenerla suave. También, tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a calmar afecciones como irritaciones y picazón.

Como se ha dicho, para aprovechar los beneficios mencionados, es posible recurrir a algunas mascarillas. Para realizar una estas se requieren: un mango con sus cáscara y dos cucharadas de yogur natural.

Preparación:

1. Eliminar el exceso de humedad de las cáscaras del mango apretando con una servilleta, dejarlas en una charola extendidas y tapar con un trapo limpio y seco, dejarlas al sol por un par de días hasta que estén deshidratadas.

2. Otra opción es meterlas al horno a 180 grados centígrados por cinco a diez minutos.

3. Cuando estén bien secas, pasarlas a la licuadora o a un procesador de alimentos y moler hasta obtener un polvo fino, mezclar con el yogur natural y colocar en las zonas de la piel donde haya arrugas y manchas.

4. Luego, dejar actuar por 30 minutos y retirar con agua fría, después usar una crema humectante.