BBC Mundo

vida moderna

Mermelada para el desayuno, ¿qué pasa si se consume todos los días?

La mermelada es uno de los complementos más comunes en el desayuno junto al pan por su delicioso sabor.

Es muy común encontrarse con desayunos compuestos de pan tostado untado con mermelada, esto debido a su fácil preparación, rapidez y sobre todo delicioso sabor dulce que proviene de la fruta con la que se haya preparado la mermelada.

Sin embargo, aunque proviene de una fruta y fácilmente puede hacerse pasar por un producto completamente saludable, lo cierto es que este supera las cantidades de azúcar recomendadas por la OMS, por lo cual su consumo en exceso no es tan saludable como parece y, por el contrario, podría traer efectos negativos a la salud de las personas.

En ese sentido, la mermelada se prepara a base de fruta cocida en grandes cantidades de azúcar y esto por supuesto la convierte en bomba para la salud si se consume de forma muy repetitiva, puesto que puede incluso llegar a causar sobre peso y obesidad teniendo en cuenta su cantidad de aditivos y estabilizantes.

Si la intención es comenzar a tener un estilo de vida más saludable, comenzando por la forma de alimentarse, aunque lo parezca, lo cierto es que se tendrá que dejar atrás este delicioso dulce, por lo menos durante algún tiempo, reemplazándolo por otras opciones más saludables y sobre todo sin tanta azúcar, evitando así complicaciones en la salud que pueden llegar con el abuso de su consumo.

Pocas calorías, pero mucha azúcar

Aunque es bien sabido que la cantidad de micronutrientes que este contiene depende directamente de los presentes en la fruta que se utiliza para la base, en la composición de este alimento predominan los azúcares (cerca del 60 %) como se mencionaba anteriormente, mientras su contenido calórico como por ejemplo en la mermelada de fresa, es de 250 kilocalorías por 100 gramos.

No cabe duda, que teniendo en cuenta sus componentes, esta puede pasar por ser completamente una golosina con aspecto saludable que debe medirse en su consumo para no caer así en un desequilibrio alimentario, ya que en ese sentido, un envase de mermelada de aproximadamente 30 gramos contiene lo mismo que dos sobres de azúcar completos.

Alternativas de desayuno

Según lo que se consuma, así mismo se reduce el apetito, y por ende, la ingesta de alimentos que no necesariamente son saludables. Por esto, incluir en esta comida aquellos productos que producen un efecto de llenura puede ser favorable para adelgazar.

Los dos siguientes desayunos son una opción de lo que podría ser un buen plato matutino, pero se sugiere consultar con un nutricionista para una dieta balanceada, según la condición física o los problemas de salud que se tengan.

  • Opción 1: Huevo con champiñones o espinaca; una porción de fruta, ya sea piña o fresa, junto con una bebida natural, ya sea un té o una taza de café.
  • Opción 2: Una porción de fruta como la piña, una taza de café o té junto a una tajada de queso y unas rodajas de jamón con tostadas pueden ser ideales.

El sitio de salud mencionado no aconseja desayunar al instante que se despierta, sino esperar un tiempo prudente debido a que la glucosa se encuentra en bajos índices a esa hora, mismos que contribuyen en otros procesos necesarios del cuerpo y al hacerlo se reducen los riesgos de sufrir afecciones con el paso de los años.