salud

Pérdida de memoria: estas son las causas y los síntomas

Dificultad para realizar actividades cotidianas y para prestar atención, además de tener confusión mental, pueden ser señales de la pérdida de memoria.


Es normal que a veces las personas olviden cosas, como también es común que el envejecimiento implique cierto grado de problemas en ese sentido, así como una ligera disminución de otras habilidades de razonamiento.

El paso de los años puede llevar a que las personas olviden cosas con mayor frecuencia. Es normal tener alguna dificultad para aprender información nueva o necesitar más tiempo para recordarla. Pero el envejecimiento normal no conduce a una pérdida drástica de la memoria. Tal pérdida de memoria se debe a otras enfermedades, asegura el portal especializado MedlinePlus.

La pérdida de memoria temporal o inusual, también conocida como amnesia, puede ser causada por muchos factores. Para determinar la causa es importante que el especialista realice un análisis y exámenes que permitan determinar su origen.

Los síntomas pueden ser variados y pueden comenzar a generar preocupación cuando se presenta dificultad para realizar actividades cotidianas, para prestar atención, cuando hay confusión mental, depresión, dolor de cabeza, problemas de visión, dificultad para entender el lenguaje y lentitud en los movimientos, según el portal Topdoctors.es.

Muchas zonas del cerebro ayudan a crear y recuperar recuerdos. Un problema en cualquiera de estas zonas puede llevar a la pérdida de memoria, indican los expertos.

La pérdida de memoria normal relacionada con la edad no impide que la persona tenga una vida plena y productiva. Por ejemplo, es posible que ocasionalmente olvide el nombre de una persona, pero lo recuerde más tarde en el día. Puede que a veces pierda las gafas, pero las halla más tarde.

Las posibles causas de los problemas de memoria reversible pueden estar relacionadas con ciertos medicamentos o una combinación de ellos, que pueden causar olvido o confusión; trastornos emocionales como estrés, ansiedad o depresión; alcoholismo; insuficiencia de vitamina B12, que ayuda a mantener saludables las células nerviosas y los glóbulos rojos; hipotiroidismo o enfermedades cerebrales.

Estos cambios en la memoria son generalmente manejables y no interrumpen la capacidad de trabajar, vivir independientemente o mantener una vida social, precisa la Clínica de Mayo, Instituto que aclara que hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y los trastornos relacionados. Y algunos problemas de memoria son el resultado de afecciones tratables.

Un déficit de memoria considerable puede resultar de una nueva lesión en el cerebro, por ejemplo. Tumor cerebral, tratamientos para el cáncer, como radiación al cerebro, trasplante de médula ósea o quimioterapia, conmoción o traumatismo craneal o insuficiencia de oxígeno al cerebro cuando el corazón o la respiración se detienen durante demasiado tiempo. pueden incidir en este padecimiento.

También se puede presentar por una cirugía mayor o una enfermedad grave, incluso cirugía de cerebro, un accidente isquémico transitorio (AIT) o accidente cerebrovascular, hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro), esclerosis múltiple o demencia, indica MedlinePlus.

Pérdida de memoria y demencia

La palabra “demencia” es un término genérico utilizado para describir un conjunto de síntomas, como el deterioro de la memoria, razonamiento, juicio, lenguaje y otras habilidades de pensamiento. Por lo general, la demencia comienza gradualmente, empeora con el tiempo y afecta las capacidades de la persona en el trabajo, las interacciones sociales y las relaciones.

Con frecuencia, la pérdida de memoria que interrumpe la vida es uno de los primeros o más reconocidos signos de demencia. Otras señales tempranas de que una persona podría presentar este padecimiento están relacionadas con lo siguiente:

  • Hacer las mismas preguntas una y otra vez.
  • Olvidar palabras comunes al hablar.
  • Mezclar palabras: decir “cama” en lugar de “mesa”, por ejemplo.
  • Demorarse más en realizar tareas conocidas, como seguir una receta.
  • Colocar objetos en lugares inapropiados.
  • Perderse al caminar o manejar en una zona conocida.
  • Tener cambios en el estado de ánimo o en el comportamiento sin razón aparente.

De acuerdo con los especialistas, las enfermedades que causan daño progresivo al cerebro, y que tienen como consecuencia la demencia, son las siguientes:

  • Enfermedad de Alzheimer, la causa más común de demencia.
  • Demencia vascular.
  • Demencia frontotemporal.
  • Demencia con cuerpos de Lewy.

Deterioro cognitivo leve

En este caso, se presenta una disminución notable en al menos un área de las habilidades de pensamiento, como la memoria, que es mayor que los cambios del envejecimiento y menor que los de la demencia. Tener un deterioro cognitivo leve no impide realizar las tareas cotidianas y participar en la vida social.

Los investigadores y los médicos todavía están aprendiendo sobre el deterioro cognitivo leve. Para muchas personas, la afección finalmente progresa a demencia debido a la enfermedad de Alzheimer u otro trastorno que causa demencia.

La pérdida de memoria de otras personas no progresa mucho y no desarrollan el espectro de síntomas asociados con la demencia.

La importancia de un diagnóstico

Aceptar la pérdida de memoria y la posible aparición de la demencia puede ser difícil, pero es importante obtener un diagnóstico oportuno, pues identificar una causa reversible de deterioro de la memoria permite obtener el tratamiento adecuado y tomar algunas acciones para manejar el padecimiento.

Por ejemplo, identificada la razón de la pérdida de memoria se pueden comenzar tratamientos para controlar los síntomas, educarse así mismo y a los seres queridos sobre la enfermedad, determinar las preferencias de cuidados futuros, identificar centros de cuidado u opciones de cuidado en el hogar y resolver asuntos financieros o legales, indican los expertos.