vida moderna

¿Qué es mejor, la leche de vaca o la leche de avena?

Se recomienda el consumo de leche de avena y de vaca después del primer año de vida.


La leche de avena es una bebida vegetal libre de lactosa, señala Tua Saúde, que tampoco tiene soya ni frutos secos, siendo una opción en la alimentación de algunas personas, pero no para los niños menores de un año.

El producto se puede encontrar en diferentes lugares, entre ellos supermercados o tiendas exclusivas para personas que no son tolerantes a la lactosa y mantienen una dieta específica.

Los principales beneficios de esta leche es su ayuda a combatir el estreñimiento, y por esto es consumida porque facilita la digestión. A esto se suma que ayuda a controlar la diabetes y a perder peso, pues al ser rica en fibra, brinda una sensación de saciedad.

Las leches vegetales son bebidas no lácteas obtenidas de semillas y granos. Foto: Getty images.
Las leches vegetales son bebidas no lácteas obtenidas de semillas y granos. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Además, ayuda a regular el colesterol. También explica que es consumida por personas con sensibilidad al gluten, o quizás en el tratamiento de la enfermedad celíaca. Se recomienda observar la etiqueta del producto y verificar si es libre de gluten. Cabe mencionar que es recomendada para quienes padecen de insomnio debido a que tiene fitomelatonina, explica. Además, debe ser incluida en una dieta saludable para obtener los beneficios que brinda.

¿Cómo preparar leche de avena?

  1. Colocar un puñado de avena en agua en remojo por al menos una hora.
  2. Posteriormente licuar la mezcla.
  3. Por último, pasar la mezcla a un colador y llevar al refrigerador hasta por tres días.

Los tipos de leche de vaca

La leche de vaca debe ser consumida después del primer año de vida de una persona porque el intestino todavía no ha madurado y será difícil su digestión, causando alergias o diarreas, explica Tua Saúde. Los beneficios que brinda la leche es en la prevención de osteoporosis, manteniendo la salud en los huesos, y favoreciendo el crecimiento de los músculos por sus proteínas.

Tua Saúde enseña la clasificación de la leche, según su contenido, siendo conocida la entera, semidescremada, desnatada o mejor conocida como la descremada. Cabe mencionar que la leche de vaca es natural porque no tiene ningún proceso como otras.

Foto de referencia sobre leche en Colombia
Foto de referencia sobre leche en Colombia - Foto: Getty Images

Los problemas que causa la leche de vaca

  1. En primer lugar, la leche de vaca es rica en proteínas que hacen difícil su digestión, por lo que dificulta la mala absorción de sustancias o nutrientes.
  2. Segundo, puede ocasionar diarrea o heces blandas.
  3. Tercero, explica el portal, puede ayudar a la aparición de anemia, por lo que reduce la absorción de hierro.
  4. Cuarto, ayuda a la aparición de cólicos constantes.
  5. Quinto, puede producir alergias que se derivan de su consumo.

¿Cuáles son las diferencias de la leche de vaca y la leche de avena?

Tua Saúde recomienda no dar ninguna de las dos en el primer año de vida de un bebé, como se mencionó anteriormente, porque tiene ausencia de nutrientes que son importantes en el crecimiento y desarrollo del menor, perjudicando de este modo su peso. De igual manera, recuerda que existen fórmulas elaboradas a base de soya que se adaptan a la necesidad del bebé.

Cabe señalar que la leche es una fuente de energía, grasa y otros nutrientes importantes para el crecimiento de los niños. Además, ayuda a prevenir enfermedades, señala, ¿pero cuáles son sus diferencias?

  • La leche de avena facilita la digestión combatiendo el estreñimiento; la leche de vaca, a pesar de tener nutrientes, puede dificultar la digestión.
  • La leche de avena puede ayudar a la pérdida de peso; en cambio, la leche de vaca, al no ser procesada y contener toda su grasa, no ayuda a adelgazar.
  • De igual manera, la leche de avena puede ser consumida por personas con diabetes porque ayuda a regular el azúcar en la sangre debido a que sus carbohidratos son de lenta absorción, a diferencia de la leche de avena.