salud

¿Retraso menstrual? Estas son algunas de las causas

El exceso de actividad física, el estrés y la ansiedad, y la etapa del posparto, son algunas de las situaciones que generan irregularidades en el ciclo menstrual.


Por lo general, muchas mujeres asumen que el retraso menstrual es un signo de embarazo, pero esto no siempre es así. Existen otras causas, el estrés, las emociones fuertes, alteraciones hormonales e incluso, el exceso de consumo de cafeína y bebidas alcohólicas, pueden ocasionar una irregularidad en el periodo menstrual.

De este modo, si una persona que tuvo relaciones sexuales y que registra un retraso, se realiza dos pruebas de embarazo en un intervalo de siete días y el resultado es negativo, es probable que esta no sea la causa, por lo que es recomendable revisar otros factores que podrían estar afectando el sistema y el ciclo.

El portal web Tua Saúde dio a conocer algunos:

Exceso de actividad física

Realizar alguna actividad física en exceso puede causar alteraciones hormonales como el aumento de la prolactina, que a su vez es la causante del retraso menstrual. Las mujeres más propensas a esto son las atletas o las personas que están preparándose para alguna competencia deportiva.

Alteraciones en el sistema reproductor

La presencia de endometriosis, síndrome de los ovarios poliquísticos o la presencia de miomas en el útero, también pueden causar oscilaciones en las hormonas sexuales femeninas, “causando alteraciones en la menstruación”.

Pastillas anticonceptivas de uso continuo o del día siguiente

Los anticonceptivos en pastas y otros métodos de planificación de uso continuo, impiden que ocurra la menstruación, ya que se proporcionan hormonas diarias al organismo. No obstante, en varios casos se puede dar un sangrado mínimo y ocasional, pero fuera del periodo menstrual.

“El uso de la pastilla del día siguiente también puede ocasionar alteraciones en el ciclo menstrual, pudiendo retrasar la menstruación o adelantarla, así como provocar otros efectos secundarios” aseguró Tua Saúde.

Menstruación
El exceso de actividad física, el estrés y la ansiedad, y la etapa del posparto, son algunas de las situaciones que generan irregularidades en el ciclo menstrual. - Foto: Getty Images - Peter Dazeley

Premenopausia

En la fase de la premenopausia, que comienza alrededor de los 40 años, es normal que ocurran los retrasos menstruales. En esta etapa “la ovulación se vuelve más impredecible, el tiempo entre períodos puede prolongarse o acortarse, el flujo puede ser más ligero o más abundante y algunos períodos pueden no darse” señala la Clínica Mayo.

Posparto:

Después del embarazo, haya sido parto natural o cesaría, la menstruación regresa después de que la mujer deje de amamantar. En los casos en los que no se dé el proceso de lactancia materna, “la menstruación normalmente se presenta en los primeros 3 meses después del parto y es normal que el ciclo menstrual al inicio sea irregular porque aún existen alteraciones hormonales” asegura Tuasaúde.

Sin embargo, en este caso es necesario usar métodos anticonceptivos para prevenir un embarazo.

Estrés y ansiedad

La presencia situaciones de estrés o ansiedad, aumentan la liberación de cortisol en el torrente sanguíneo. Esta hormona participa en la regulación hormonal que se realiza en el hipotálamo y puede interferir en la liberación de estrógeno y progesterona, las cuales son responsables de regular el ciclo menstrual, causando alteraciones o retraso en la menstruación.

Alteraciones hormonales en la adolescencia

Estas alteraciones son normales en la etapa de la adolescencia, ya que el sistema endocrino se está madurando y a su vez, el cuerpo se está adaptando a las variaciones hormonales, en donde no ocurre la ovulación en algunos ciclos menstruales.

¿Cómo puedo prevenir el retraso menstrual cuando no es por causa de embarazo?

Cuando el periodo tiene un ciclo irregular o se suspende un momento a otro, expertos recomiendan acudir principalmente al ginecólogo para una revisión exhausta de la causal, pero a su vez sugieren implementar a la rutina las siguientes acciones.

  • Ejercicio físico con una baja y media intensidad.
  • Alimentación saludable que permita mantener el peso adecuado.
  • Evitar situaciones que afecten el estado anímico.