Los SuperAgers también son sociales, se rodean de la familia y amigos, y a menudo se los puede encontrar trabajando como voluntarios en la comunidad. - Foto: istock

vida moderna

Revelan los secretos de los ancianos de más de 80 años que tienen una memoria superior

En los SuperAgers, la corteza, responsable del pensamiento, de la toma de decisiones y de la memoria, sigue siendo mucho más gruesa y se encoge más lentamente que la de las personas de 50 y 60 años.

A pesar de su actividad como voluntaria, de hacer ejercicio en el gimnasio varios días a la semana, socializar frecuentemente con amigos y familiares, leer todo tipo de libros y hacer crucigramas todos los días, Carol Siegler, de 85 años, es una mujer ‘inquieta’.

“Estoy aburrida. Me siento como un Corvette que es usado como carrito de compras”, dijo Siegler, quien vive en Palatine, un suburbio de Chicago.

Siegler es una ‘SuperAger’ cognitiva, quien posee un cerebro tan agudo como el de las personas 20 o 30 años más jóvenes. Ella hace parte de un grupo de élite inscrito en el Programa de Investigación de Superenvejecimiento de Northwestern, el cual desde hace 14 años se dedica al estudio de ancianos con memoria superior.

El programa es parte del Centro Mesulam de Neurología Cognitiva y Enfermedad de Alzheimer en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago.

En Colombia hay 7,4 millones de adultos mayores, pero la pensión es un privilegio de pocos. La reforma pensional busca cubrir con un subsidio a al menos 3 millones de personas que ya no se pensionarán.
Estas personas se mantienen activas físicamente: tienden a ser positivas, desafían a su cerebro cada día, leyendo o aprendiendo algo nuevo. - Foto: getty images

Hice dos audiciones para ‘¡Jeopardy!’ y lo hice lo suficientemente bien como para ser invitada a las audiciones en vivo. Entonces esto golpeó el covid”, dijo Siegler.

“Quién sabe qué tan bien lo hubiera hecho. Lo que les he dicho a mis hijos y a todos los que me preguntaron: ‘Puede que sepa mucho sobre Beethoven y Liszt, pero sé muy poco sobre Beyoncé’”, agregó con una sonrisa.

¿Qué es ser un superager?

Para ser SuperAger, un término acuñado por los investigadores de Northwestern, una persona debe tener más de 80 años y estar dispuesto a someterse a pruebas cognitivas exhaustivas. Para ser aceptado en el estudio la memoria de la persona debe ser tan buena o mejor que la de las personas cognitivamente normales de entre 50 y 60 años.

“Se requiere que los SuperAgers tengan una memoria episódica sobresaliente, la capacidad de recordar eventos cotidianos y experiencias personales pasadas, pero más allá de eso los SuperAgers solo necesitan tener un rendimiento promedio en las otras pruebas cognitivas”, dijo la neurocientífica cognitiva Emily Rogalski, profesora de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina Feinberg.

Solo alrededor del 10 % de las personas que solicitan su ingreso al programa cumplen con esos criterios, dijo Rogalski, quien desarrolló el proyecto SuperAger.

“Es importante señalar que cuando comparamos a los SuperAgers con las personas promedio de esa edad, tienen niveles similares de coeficiente intelectual, por lo que las diferencias que estamos viendo no se deben solo a la inteligencia”, dijo.

Una vez aceptado, se toman escaneos 3D coloridos del cerebro y las pruebas cognitivas y los escaneos cerebrales se repiten una vez por año más o menos. El análisis de los datos a lo largo de los años ha arrojado resultados fascinantes.

Ahora bien, para entender más el concepto, hay que tener en cuenta que los cerebros de la mayoría de las personas se encogen a medida que envejecen. Sin embargo, en los SuperAgers, los estudios han demostrado que la corteza, responsable del pensamiento, de la toma de decisiones y de la memoria, sigue siendo mucho más gruesa y se encoge más lentamente que la de las personas de 50 y 60 años.

El cerebro de un SuperAger, generalmente donado al programa de investigación por los participantes después de su muerte, también tiene células más grandes y saludables en la corteza entorrinal. Es “una de las primeras áreas del cerebro en ser ‘golpeada’ por la enfermedad de Alzheimer”, dijo Tamar Gefen, profesora asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento en Northwestern, en un correo electrónico.

La corteza entorrinal tiene conexiones directas con otro centro clave de la memoria, el hipocampo, y “es esencial para la memoria y el aprendizaje”, dijo Gefen, autor principal de un estudio de noviembre que comparó cerebros de personas de la tercera edad fallecidas con los de personas mayores y más jóvenes cognitivamente normales con personas diagnosticadas con Alzheimer temprano.

En dicho estudio, los cerebros SuperAger tenían tres veces menos enredos de tau (o formaciones anormales de proteína dentro de las células nerviosas), que los cerebros cognitivamente saludables; los enredos de Tau son un signo distintivo de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

“Creemos que las neuronas más grandes en la corteza entorrinal sugieren que son más ‘estructurales’ y quizás puedan resistir mejor ante la formación de marañas neurofibrilares de tau”, dijo Gefen.

Los SuperAgers comparten rasgos similares, dijo Rogalski, que también es director asociado del Centro Mesulam de Neurología Cognitiva y Enfermedad de Alzheimer en Feinberg.

El experto dice que estas personas se mantienen activas físicamente, es decir, tienden a ser positivas, desafían a su cerebro cada día, leyendo o aprendiendo algo nuevo; muchos siguen trabajando hasta los 80 años. Los SuperAgers también son sociales, se rodean de la familia y amigos, y a menudo se los puede encontrar trabajando como voluntarios en la comunidad.