La infusión de jengibre y miel es conocida por tratar resfriados y los problemas en el sistema digestivo. Foto: Getty Images. Montaje SEMANA.
Para extraer los poderes curativos del romero y el jengibre, se prepara una infusión concentrada, que luego se mezcla con miel y limón para hacer una especie de jarabe. - Foto: Foto: Getty Images. Montaje SEMANA.

vida moderna

Esta es la infusión casera que quita el dolor de cabeza

Se hace con productos naturales y tiene un gran poder sedante, antiinflamatorio y analgésico.

El dolor de cabeza es un padecimiento bastante común que suele surgir, en la mayoría de los casos, cuando se vive un momento de estrés, hay una mala alimentación o cuando se consumen muchos alimentos estimulantes, como el café. Sin embargo, también puede ser un síntoma de una afección más grave.

Afortunadamente, existen remedios caseros a base de plantas que pueden ayudar a bajar este tipo de dolores como lo es el té de jengibre o el romero, que evitan el uso excesivo de medicamentos como el paracetamol, según el portal especializado en salud, Tua Saúde.

El magazín Mundo Deportivo, en su sección de salud y bienestar, señala que, en concreto, el romero, además de sus aportaciones culinarias, también se utiliza en forma de infusión o jarabe por sus beneficios medicinales, los cuales son especialmente útiles para los problemas digestivos, así como para las migrañas y dolores de cabeza.

Por su parte, el jengibre, tiene un gran poder sedante, antiinflamatorio y analgésico, lo cual es ideal para aliviar las migrañas, los dolores de cabeza, y otras afecciones producidas por el estrés.

El té de jengibre es uno de los remedios caseros que sirve para tratar molestias como el dolor de cabeza. Foto: Getty Images, montaje SEMANA.
El jengibre es ideal para aliviar las migrañas, los dolores de cabeza, y otras afecciones producidas por el estrés. - Foto: Foto: Getty Images, montaje SEMANA.

Romero, jengibre y miel para el dolor de cabeza

Para extraer los poderes curativos del romero y el jengibre, se prepara una infusión concentrada, que luego se mezcla con miel y limón para hacer una especie de jarabe.

Ingredientes:

  • 3-4 ramitas de romero fresco.
  • 1 trozo de jengibre de unos 4 cm de largo, del grosor de un pulgar.
  • 100 ml de agua.
  • El zumo de un limón.
  • 250 g de miel natural.

Preparación:

  • Retirar las agujas de romero de las ramas y picarlas con un cuchillo.
  • Después de pelarlo, cortar o rallar el jengibre en rodajas muy finas.
  • Poner el romero, el jengibre y el agua en una cacerola pequeña, llevar a ebullición y dejar que repose durante 10 minutos.
  • Colar a través de una malla fina y dejar que se entibie.
  • Poner la miel, el zumo de limón y la infusión concentrada en un frasco con tapa de rosca y agitar hasta obtener un jarabe uniforme.
  • Cerrar herméticamente el frasco y conservarlo en la nevera. Este jarabe se conserva sin problemas durante varias semanas debido a su alto contenido de azúcar.

Recomendaciones para tomarlo:

  • Diluir tres o cuatro cucharadas del jarabe concentrado en un vaso de agua fría, en una infusión (por ejemplo, una menta) o en agua caliente para aliviar el dolor de cabeza.
  • Para conservar los principios activos de la miel y el limón, es aconsejable dejar que el té se enfríe a temperatura de consumo antes de añadir el jarabe. Si es necesario, se puede tomar varias tazas de infusión o vasos de agua con el jarabe a lo largo de todo el día.
  • El jarabe de romero también se puede beber puro. Sin embargo, dado que los dolores de cabeza a menudo se asocian con una baja ingesta de líquido, es mejor beber el jarabe en caliente convertido en infusión de romero o en frío como limonada de romero.
  • Además de su efecto mitigador de las cefaleas, este jarabe de romero tiene un sabor muy agradable.
  • Cabe resaltar que no se recomienda tomar más de seis gramos al día. En particular, se aconseja a las mujeres embarazadas que consuman solo pequeñas cantidades de romero.