Tendencias
Papaya y avena
La avena tiene un alto contenido de antioxidantes, vitaminas y minerales. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Tres licuados naturales con avena para perder peso de manera rápida

La avena tiene nutrientes como calcio, zinc, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y vitaminas B1, B2, B3, B6 y E.

A diario las personas buscan dietas rápidas para perder peso, pero para observar cambios hay que hacer modificaciones en la alimentación y en el cuidado físico, como realizar ejercicio.

Por ejemplo, expertos aseguran que para perder peso es clave tener un déficit calórico, que es cuando las personas consumen menos calorías de las que gastan en el día a día.

Por ello, una forma de reducir las calorías es consumiendo batidos, pero esto no quiere decir que se reemplace ningún alimento, pues estos deben estar acompañados de una dieta balanceada y saludable que contenga grasa, proteínas, frutas, verduras y todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Así las cosas, el diario español Mundo Deportivo reveló, en su sección de nutrición, que hay varios batidos de avena que ayudan a acelerar el proceso de pérdida de peso y para el primero se deben mezclar media taza de avena con una cucharada de té matcha o té verde y bebida de soja, almendra o coco.

La segunda recomendación es mezclar papaya con avena y la otra sugerencia es mezclar avena con banano.

No obstante, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, otras recomendaciones para bajar de peso son:

  • Comer al menos cuatro porciones de vegetales y tres porciones de frutas diariamente.
  • Reemplazar los granos refinados por cereales integrales.
  • Comer cantidades moderadas de grasas saludables, como el aceite de oliva, aceites vegetales, aguacates, nueces, mantequillas de nueces y aceites de frutos secos.
  • Reducir el consumo de azúcar tanto como sea posible, excepto el azúcar natural de la fruta. La ingesta diaria de azúcares libres debe ser menos del 10 % de calorías totales, aunque para obtener beneficios de salud adicionales lo ideal sería un consumo inferior al 5 % de la ingesta calórica total.
  • Elegir productos lácteos bajos en grasa, carne magra y carne de ave de corral magra en cantidades limitadas.

Asimismo, una dieta debe estar acompañada de ejercicio. Lo vital es que se tenga un gasto energético y las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

De todos modos, las personas se preguntan cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios. Lo importante es cumplir los objetivos diarios.

No obstante, varios entrenadores dijeron que el realizar alguna actividad física en la noche reduce el estrés del día y por tal motivo mejora la calidad del sueño, ya que las personas se duermen más rápido y duran más tiempo en la etapa del sueño profundo.

Pero para otros entrenadores la mejor hora para entrenar es en la mañana, ya que no existirán excusas para no realizarlo porque es la primera actividad del día y no se podrá aplazar por imprevistos, como mucho trabajo o cansancio.