Coloridas verduras y frutas comida vegana en disposición de colores del arco iris dejando espacio de copia aislado en blanco
Consumir verduras como brócoli o espinaca ayudan a alcanzar la dosis diaria de vitamina k que el cuerpo requiere. - Foto: Getty Images

salud

Vitamina K: ¿qué alimentos la contienen y cuál es su importancia para su salud?

Esta vitamina previene enfermedades cardíacas y su déficit puede provocar caries y osteoporosis.

Las vitaminas son sustancias que ayudan al cuerpo a crecer y desarrollarse de manera normal y la K es clave para construir huesos y tejidos saludables a través de las proteínas.

La vitamina K tiene un efecto protector del corazón, mantiene el esqueleto fuerte, previene la calcificación de las arterias y juega un papel determinante en el proceso de coagulación de la sangre, evitando sangrados descontrolados. También previene enfermedades cardíacas y un déficit de esta puede provocar caries, osteoporosis, venas varicosas o enfermedades infecciosas, entre otras afecciones.

Según National Institutes Health, de Estados Unidos, la cantidad de esta vitamina que una persona necesita depende de la edad y el sexo y para obtenerla se requiere del consumo de alimentos como: hortalizas de hojas verdes como la espinaca, col rizada (o berza), brócoli y lechuga; aceites vegetales; algunas frutas como los arándanos azules y los higos, además de queso, huevos y granos de soya.

Aquí una receta con alto contenido en vitamina K:

La deficiencia de esta vitamina es poco común, porque además de los alimentos, las bacterias que están presentes en el colon fabrican cierta cantidad de vitamina K que el cuerpo absorbe, precisa el portal Cuidate Plus. Sin embargo, algunas personas pueden tener dificultades para obtenerla.

Actualmente, la dosis diaria recomendada por las autoridades sanitarias se sitúa en 120 microgramos (mcg) al día para hombres mayores de 19 años y 90 para mujeres que superen esa edad. Para los adolescentes es de 35 microgramos diarios. Una ración de brócoli o de col rizada, por ejemplo, puede aportar la cantidad de vitamina K recomendada.

¿Qué ocurre si no se consume esta vitamina?

Cuando una persona no consume la cantidad de vitamina K que el cuerpo necesita puede presentar diversos síntomas como hemorragias, aparición de hematomas, síndrome purpúrico y calcificación excesiva en las articulaciones.

Si un individuo tiene la sangre muy líquida es más propenso a sufrir hemorragias. Por ejemplo, una pequeña herida podría convertirse en un serio problema, ya que se hace complicado detener la hemorragia.

En este sentido, es importante chequear los niveles de esta vitamina, pues si una persona va al odontólogo o se somete a alguna intervención o cirugía menor, puede complicarse. Esto sin descartar la posibilidad de que se presenten hemorragias internas, más o menos invasivas.

La manifestación más benigna de una hemorragia es un hematoma, indica el portal Mejor con Salud. Este consiste en la acumulación de sangre como consecuencia de una hemorragia. Sin embargo, su frecuente aparición puede representar una ventaja, en el sentido de que puede indicar que falta vitamina K.

Una tercera señal es el síndrome purpúrico, que se da por la proliferación de manchas púrpuras o rojas en determinadas zonas del cuerpo, debido al amontonamiento de sangre en las mismas. A diferencia de los hematomas, estas manchas no desaparecen. Lo más frecuente es que se presenten en los tobillos, ya que es un lugar crítico en cuanto a circulación.

Por otro lado, está la calcificación excesiva en las articulaciones. La vitamina K actúa como un conductor haciendo que la vitamina D se sitúe en los lugares adecuados. En consecuencia, cuando los niveles de la primera son bajos, la segunda se acumula en las zonas equivocadas, tales como las articulaciones y los cartílagos.

Esto origina que demasiado calcio dificulte el movimiento, al tiempo que otras zonas se hacen débiles por la ausencia de este mineral. Si la deficiencia de vitamina K es muy acentuada, aparecerán dolores agudos y debilitamiento general del sistema óseo, dicen los especialistas.

Estudios citados por National Institutes Health indican que las personas que consumen más alimentos ricos en vitamina K tienen huesos más fuertes y menos probabilidades de romperse la cadera que quienes ingieren menos.

Ante estos síntoma, es recomendable realizar un análisis de sangre para medir los niveles de vitamina K en el cuerpo. Atender a tiempo una posible insuficiencia permitirá controlar más rápidamente la condición, y por ende, sus síntomas.

Efectos secundarios

Según información de National Institutes of Health, no se ha demostrado que la vitamina K proveniente de los alimentos cause daño. Sin embargo, cuando se emplean suplementos (menadiona) en dosis elevadas puede llegar a producirse hipervitaminosis.

Entre los efectos que puede desencadenar esta situación están los siguientes: interferencia con medicamentos, en especial la warfarina (anticoagulante); alteraciones en la coagulación sanguínea, ictericia, que es el color amarillento en los ojos y en la piel por exceso de bilirrubina y cambios hepáticos.