Home

Salud

Artículo

papada
¿Cómo reducir la papada con masajes? - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

¿Cómo reducir la papada con masajes?

La estética y la vanidad son dos palabras que inciden mucho en la sociedad y sobre todo en la confianza de las personas.

La papada, llamada doble barbilla en algunas partes del mundo, es una acumulación de grasa que se ubica debajo de la barbilla –también conocida como cumbamba o mentón–, que se extiende hacia gran parte del cuello. Por lo general, la papada aparece debido a diferentes cambios hormonales que se acentúan después de los 30 años, sin embargo, también puede estar relacionada con los problemas de obesidad o sobrepeso. Estos últimos factores pueden relacionarse a la vez con motivos genéticos o una alimentación inadecuada.

Con los años, la piel del cuello se descuelga y se causa esta capa de grasa que juega un papel tanto a nivel estético como médico. Así, un exceso de acumulación de grasa puede ser considerado poco atractivo, por un lado, y poco saludable, por el otro.

La estética y la vanidad son dos palabras que inciden mucho en la sociedad y sobre todo en la confianza de las personas. Hay a quienes les molesta o les frustra tener papada y por ello en el mercado se consiguen diferentes productos que prometen ayudar con su erradicación.

A la par de estos productos comerciales, también hay otro número de recetas caseras que ayudan bien sea prevenir la papada o a disminuirla, así como una serie de ejercicios que se pueden poner en práctica con estos fines.

Hay una serie de ejercicios que puede poner en marcha para reducir la papada. - Foto: Ingimage

La alimentación, como en todos los temas relacionados con la salud, juega un papel fundamental. Una dieta sana y balanceada pueden ayudarlo a prevenir o, dado el caso, a disminuir la presencia de la papada. Lo anterior debe estar acompañado de una rutina de ejercicios para deshacerse de este exceso de grasa o lograr disminuirlo lo que más pueda.

“La constancia vence lo que la dicha no alcanza”, es un dicho popular que cobra relevancia si su deseo es disminuir la papada. Hay una serie de ejercicios que puede poner en marcha para lograr este propósito, pero la clave está en que sea constante con su realización.

Una de las rutinas de ejercicios que le ayudará a reducir la papada es muy sencilla y debe practicarla todos los días. Para comenzar, empiece girando la cabeza hacia ambos lados –de izquierda a derecha y viceversa–, entre 10 y 15 veces. Descanse un momento y luego prepárese para relajar los músculos de la cara con el siguiente ejercicio: Siéntese en un lugar cómodo, disminuya la tensión de los músculos de la cara y lleve el mentón hacia el pecho, regrese la cabeza a su posición normal –erguida– y mire hacia el techo; repita este proceso entre 10 y 15 veces.

En la medida que vaya practicando esta rutina, aumente el número de repeticiones. Recuerde que es un ejercicio para trabajar la musculatura del cuello y reducir el exceso de grasa en esa zona, por lo que debe hacerlo con calma. De llegar a hacerlo de forma rápida, puede producirle mareo.

Hay otro ejercicio que puede ayudarlo a reducir la papada, para ponerlo en práctica solo necesitará de la ayuda de una silla. En primer lugar siéntese en la silla y asegúrese de apoyar la espalda completamente en el respaldo de este mueble. Surtido ese proceso, lleve la cabeza hacia atrás, tratando de que llegue al punto más lejano que pueda y regrese despacio hacia el lugar, repita este ejercicio entre 10 y 15 veces. Este es uno de los ejercicios más efectivos para el estiramiento de los músculos que se ubican en el cuello.

Tip de belleza

El maquillaje ha mandado la parada por décadas y cada día se conocen nuevas técnicas que ayudan a disimular la papada con la ayuda de los cosméticos. Una de esas técnicas que ha cobrado relevancia en los últimos años es el contouring, que consiste en la aplicación de una base de maquillaje sobre la barbilla y el cuello de manera uniforme, para luego aplicar una gama de sombras más oscura que ayude a hacerle un contorno a la barbilla y en los laterales de la manzana de Adán. Asegúrese de mezclar muy bien los tonos, de tal forma que emplee las sombras más oscuras en la zona de la papada y las más claras en el rostro para resaltarlo más.