Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2002 12:00:00 AM

Maldito Duchamp

No hay más que resignarse. Sí, el arte cambió, no podemos hacer nada más que tratar de entenderlo.

Maldito Duchamp Maldito Duchamp
No hay más que resignarse. Sí, el arte cambió, no podemos hacer nada más que tratar de entenderlo. El artículo de la edición #1.071 así lo confirma. Pero sólo hay un gran culpable: Marcel Duchamp. Su aparición fue lo peor que pudo pasarle al arte. Sólo él con sus ready-mades empezó a generar todo esto que vemos, ahora, muy bien ilustrado en artículos como estos. ¡Maldito seas Duchamp! Ojalá en tu tumba te estés retorciendo 'por ser tan genio'. Me uno a tantos hombres que lo odian y lo odiaron por 'perratearse' el arte. ¿Un orinal es un obra de arte? ¡Quién dijo! Lo que más duele es que lo que se dice en el artículo es cierto: el arte se expandió, cambió, y cada vez será más difícil encontrar una exposición que nos complazca a los que amamos el impresionismo y las grandes pinturas de comienzos del siglo XX. ¡Dios mío que vuelva el renacimiento: el retorno a lo clásico! Un saludo cordial.

Fabio Buhl

Bogotá

EDICIÓN 1911

PORTADA

La mala hora del Grupo Aval

El grupo económico más grande del país enfrenta uno de sus momentos más difíciles por cuenta de actuaciones de la justicia colombiana y de Estados Unidos. Las consecuencias pueden ir más allá de los intereses del banquero.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1911

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.