Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/24/2018 12:00:00 AM

El Gálata, el puente con más historia de Estambul

Su primera estructura se construyó en 1836. Algunos dicen que es el “cordón umbilical” de la ciudad. Si va a Turquía, este es un ícono que debe conocer.

El Gálata, el puente con más historia de Estambul En el puente Gálata se comen los mejores sánduches de pescado de la ciudad. Foto: iStock

Estambul tiene muchos puentes. Grandes, pequeños, altos, anchos, nuevos y viejos. Unos son peatonales, otros conectan dos continentes. Pero ninguno tiene la mística y ha soportado tanto la metamorfosis de esta enorme ciudad como el Puente Gálata. Plantado justo en el centro del estuario conocido como el Cuerno de Oro, a la entrada del Estrecho del Bósforo, fue precisamente esta zona el punto clave y el eje central para la civilización establecida con la caída de Constantinopla y la llegada del Imperio Otomano a mediados del siglo XV.

Desde entonces hubo intentos fallidos de construcción, que incluyeron un paso improvisado con embarcaciones en fila. Pero finalmente la primera estructura del Gálata comenzó a operar en septiembre de 1836. Con esta la zona ganó gran importancia simbólica y aumentó notablemente el flujo entre dos barrios comerciantes –uno lleva su nombre y el otro se llama Eminönü– que poco a poco se convirtieron en el nuevo distrito de negocios de la ciudad. Aunque crecía el número de puentes entre las dos orillas del Cuerno de Oro, el Gálata siempre fue el principal y en 1878 apareció quizá su característica más reconocible, un nivel inferior con cafés, restaurantes y tiendas.

Esa adición alteró por completo el significado del espacio. En la parte superior del puente las personas solían reunirse para defender sus puntos de vista políticos en manifestaciones. En el nivel inferior discutían los mismos temas con un vaso de raki, un clásico trago mediterráneo. Sin habérselo propuesto, el Gálata se convirtió en el centro predeterminado de Estambul. Con el paso de los años la ciudad vivió varias transformaciones –especialmente en el siglo XX–, pero la estructura seguía ahí, inmutable, cumpliendo el papel protagónico de siempre. Era, y aún lo es, el lugar ideal para pescar, fumar narguile entre amigos, comer un buen sánduche de pescado y presenciar los atardeceres más pintorescos de la ciudad, mientras algún vendedor ofrece réplicas inmaculadas de un Rolex o una cartera Louis Vuitton.

Su última remodelación –un incendio en 1992 la requirió– cumplió la promesa de no cambiar su diseño principal y no alterar las actividades diarias que ocurren ahí. “No es bonito, pero la gente lo quiere”, suelen decir los ciudadanos que frecuentan Gálata y se quedan un rato mirando, algunos conscientes, otros no, de los siglos de historia que encierra. Por eso, y aunque quizá ya no sirve como telón de fondo para una ciudad poética, sigue simbolizando diversidad y sirviendo de enlace necesario para una urbe dividida.

*Periodista.

EDICIÓN 1979

PORTADA

SOS a la economía

La crisis del coronavirus tiene a la economía colombiana en emergencia. Se requiere pensar en fórmulas rápidas y drásticas para evitar un colapso. ¿Cuáles son las opciones?

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1979

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.