Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/25/2019 12:00:00 AM

Así contribuyen las universidades a la conservación del patrimonio arquitectónico del país

Concentrando esfuerzos en recuperar y preservar edificaciones históricas, algunas en sus propias sedes y otras en lugares emblemáticos de las diferentes ciudades de Colombia. El autor de estas líneas resalta algunos ejemplos.

Contribución de las universidades a la conservación del patrimonio arquitectónico de Colombia En la Universidad de Antioquia, los edificios de la antigua Escuela de Derecho y de la Facultad de Medicina, fueron restaurados para su conservación. Foto: Juan Sebastián Saldarriaga

En Colombia, el aporte de las universidades ha sido fundamental en la recuperación del patrimonio cultural de nuestra Nación. Una de sus iniciativas pioneras, por ejemplo, la constituyó la creación de distintos centros de investigaciones en las universidades Javeriana, fundada en 1964; los Andes, en 1965; y la Nacional, en 1978.

Desde ellos se empezó a configurar un primer archivo de los bienes patrimoniales de nuestro país con la recopilación de planos y documentación histórica. También estudios que permitieron avanzar en la identificación, valoración, conservación y protección de nuestro patrimonio arquitectónico y restauraciones que se adelantaron en varios lugares del país.

En particular, y frente a la recuperación del centro histórico de Bogotá, merece la pena mencionar la restauración del llamado Campito por parte de la Universidad de los Andes. Por su parte, el Instituto de la Pontificia Universidad Javeriana participó en la restauración de la iglesia de Santo Domingo (entre 1978 y 1980), en Tunja; del claustro y basílica de Monguí (en 1978); y del templo doctrinero de Tópaga, que se sumaron a obras en las ciudades de Cartagena de Indias, Pasto, Pamplona, Popayán y Santa Marta.

El Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional se ocupó de restaurar y mantener la Ciudad Universitaria y apoyó la rehabilitación de varias de las edificaciones que la componen y que están declaradas como patrimonio histórico en el ámbito nacional. Finalmente, es necesario referenciar el trabajo de algunas entidades universitarias por recuperar su legado construido, a pesar de no contar con un instituto de investigaciones estéticas.

Entre los ejemplos de esta iniciativa universitaria se encuentran el proceso de recuperación del antiguo teatro Imperial en Pasto, liderado por la Universidad de Nariño; así como la restauración del claustro de Santo Domingo, en Tunja, a cargo de la Universidad Santo Tomás. Otro ejemplo es la restauración de la antigua estación del ferrocarril de Manizales por parte de la Universidad Autónoma. En esa misma ciudad, la Universidad Nacional recuperó la antigua estación del Cable Aéreo (entre los años de 1995 y 2012) y la torre Herveo.

En Bogotá es destacable el trabajo de la Universidad Central, que recuperó los teatros Faenza, Bogotá y México. También del Colegio Mayor del Rosario, que en 2018 restauró su claustro en el centro tras elaborar un plan especial de manejo y protección de este inmueble para mejorar las condiciones de su entorno inmediato. También merece mención especial la Universidad Distrital por la adecuación del antiguo matadero como sede de su Biblioteca Central, en 2014.

Una tarea semejante se propuso la Universidad Nacional, en Medellín, con la recuperación y conservación de los inmuebles pertenecientes a la antigua Escuela Nacional de Minas, diseñada y, en buena parte, construida por Pedro Nel Gómez; estos fueron declarados bienes de interés cultural de la Nación en 1994. Lo propio hizo la Universidad de Antioquia con proyectos como la restauración de la antigua Escuela de Derecho, en 2008, y de la Facultad de Medicina, en 2012.

El rol de las instituciones de educación superior en la conservación del patrimonio arquitectónico ha sido en Colombia bastante concreto, y ha demostrado que, para enseñar el futuro, la educación le debe mucho al pasado.

*Director de partrimonio del Ministerio de Cultura.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.