vacuna coronavirus

Expertos recomiendan aplicar dosis de refuerzo de las vacunas de Janssen y Moderna

Así las cosas, quienes recibieron el biológico de Janssen les será aplicada una segunda dosis, mientras que para los que Moderna será una tercera.


Este jueves, los asesores de vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) recomendaron en un consenso la aplicación de las dosis de refuerzo de las vacunas contra el virus de la covid-19 desarrolladas por las farmacéuticas Moderna y de Johnson & Johnson.

Tras la votación, el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los CDC admitió que se autorizará el uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para los dos inmunizantes.

De esta manera, de acuerdo con CNN, aquellas personas que recibieron el biológico de Janssen les será aplicada una segunda dosis, mientras que para los que Moderna será una tercera vacuna de refuerzo.

Así las cosas, será la directora de los CDC, Rochelle Walensky, la encargada de aceptar la recomendación del comité, sumado a que la entidad impartirá una guía clínica detallada en el que se detallarán a los pacientes que deban buscar aplicarse esta dosis de refuerzo.

Vale la pena recordar que los datos del informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) provienen de más de 22.000 personas inscritas en una aplicación de seguridad de vacunas para teléfonos inteligentes y que recibieron una dosis de refuerzo entre el 12 de agosto y el 19 de septiembre. Vale mencionar que en este lapso se autorizaron terceras dosis para personas inmunodeprimidas, pero no para la población en general.

“La frecuencia y el tipo de efectos secundarios fueron similares a los observados tras las segundas dosis de la vacuna, y en su mayoría fueron leves o moderados y de corta duración”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en rueda de prensa.

Los efectos secundarios más frecuentes fueron dolor en el lugar de la inyección (71 % de los participantes en el estudio), fatiga (56 %) y dolor de cabeza (43 %).

Alrededor del 28 % declaró ser incapaz de realizar sus actividades diarias con normalidad al día siguiente de la aplicación.

Alrededor del 2 % de los participantes solicitaron atención médica y el 0,1%, es decir, 13 personas, fueron hospitalizadas.

La semana pasada, las agencias sanitarias estadounidenses ampliaron la autorización de la dosis de refuerzo de Pfizer a los mayores de 65 años, a los que tienen entre 18 y 64 años con una enfermedad subyacente, como la diabetes o la obesidad, y a los que están especialmente expuestos al virus debido a su trabajo o al lugar donde viven.

Sin embargo, los CDC advirtieron que su informe tenía ciertas limitaciones. Entre ellas, el hecho de que la inscripción a la aplicación para teléfonos inteligentes llamada “v-safe” era voluntaria y que el porcentaje de participantes blancos era mayor que en el resto de la población.

Durante el periodo de estudio algunas personas no inmunodeprimidas pueden haber recibido un refuerzo, por lo que los resultados no pueden relacionarse de forma fiable solo con las personas inmunodeprimidas.

Lo que dijo el director de la OMS sobre las dosis de refuerzo de la vacuna covid-19

Hace unos días, en diálogo con CNN, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que la situación le parece “inmoral e injusta”.

Que algunos países estén dando dosis de refuerzo, sin que se haya dado una sola dosis en África no está bien. Esto tiene que parar y los países deben respetar la moratoria. Por supuesto que hay excepciones. Podría ser usada en personas inmunodeprimidas”, dijo este martes el funcionario. “Pero para el resto es inmoral. injusto y tiene que parar”, agregó.

Vale la pena recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un programa que tiene como objetivo disminuir la inequidad en los esquemas mundiales de protección y vacunación contra el coronavirus.

La iniciativa de la OMS pretende proporcionar medicamentos antivirales contra el coronavirus a los países pobres y en desarrollo por solo US$ 10. Estos medicamentos se usarán para tratar a los pacientes con síntomas leves de covid-19.

De acuerdo con Reuters, uno de los medicamentos utilizados será el molnupiravir, el cual está en fase experimental de la firma Merck y Co. Sin embargo, la OMS estaría considerando otros medicamentos para incluir en el programa.

El principal objetivo del programa de la OMS es acelerar el acceso a las herramientas para la covid-19 y este se implementaría hasta septiembre de 2020. Además, la iniciativa también buscaría suministrar unas 1.000 millones de pruebas de covid-19 a los países más pobres y adquirir medicamentos que puedan tratar a 120 millones de pacientes.

La OMS le ha pedido al G20 (las 20 economías más grandes del mundo) y a otros donantes una financiación de US$ 22.800 millones hasta septiembre de 2022 con el fin de dinamizar la vacunación contra el coronavirus en las economías emergentes y países de menos recursos.

Por el momento, los donantes han prometido aportar recursos por US$ 18.500 millones para reducir la brecha de protección y vacunación contra la covid-19.