coronavirus

Perú anuncia cuarta ola de covid-19: reportan 11.000 contagios en una semana

La pandemia en el vecino país parece estar lejos de terminar.


Perú, uno de los países con la mayor tasa de mortalidad por covid-19 en el mundo, sufre los embates de una cuarta ola de la pandemia tras un incremento notable de contagios, anunció el Ministerio de Salud.

“Ya nos encontramos actualmente en una cuarta ola, ya que hemos visto el incremento (de casos) y sobrepasado el 5 % (de contagios) en diferentes provincias de nuestro país, como Junín, Arequipa, Cusco y la capital”, dijo a la radio RPP el ministro de Salud, Jorge López. Según las cifras oficiales, los contagios pasaron de 1.800 casos semanales a inicios de mes a más de 11.000 en la última semana.

Las autoridades sanitarias exhortaron a la población a vacunarse para prevenir casos graves de la enfermedad y evitar hospitalizaciones. El incremento de los contagios no ha producido un aumento notorio de las hospitalizaciones ni de decesos. Los contagios crecieron en momentos que el país vive una suerte de vuelta a la normalidad prepandémica, con escasas restricciones sanitarias desde abril, cuando el uso de mascarillas en la calle se volvió opcional.

Perú tiene a 65 % de su población objetivo vacunada con tres dosis y más del 80 % recibió dos dosis. A su vez la cuarta dosis ya se administra a los mayores de 40 años. El país vivió una tercera ola de la pandemia entre fines de 2021 y febrero de 2022, con un pico de casi 50.000 contagios al día en promedio en la tercera semana de enero. En la actualidad hay 833 pacientes hospitalizados con covid-19 en el país, tras un récord de 15.547 en marzo de 2021. Con 33 millones de habitantes, Perú acumula más de 3,6 millones de casos de coronavirus y más de 213.000 muertos.

Esta nueva ola se explica también por el avance de nuevas subvariantes de ómicron, la BA.4 y sobre todo la BA.5, según los científicos. Las subvariantes se propagan aún más rápido porque parecen beneficiar de una doble ventaja de contagiosidad y escape inmunitario. Ya era el caso de la subvariante de ómicron BA.1, que era mucho más capaz que delta de contagiar personas vacunadas o infectadas anteriormente.

Durante mucho tiempo se pensó que un contagio otorgaba protección, al menos durante algún tiempo. Pero con la familia ómicron parece que no es así, de acuerdo con un estudio del Imperial College británico publicado a mediados de junio.

Los científicos analizaron muestras de sangre de más de 700 trabajadores sanitarios de Reino Unido. Todos habían recibido tres dosis de vacunas contra la covid-19 y habían sido infectados por la cepa histórica o variantes. Los resultados subrayaron que las personas anteriormente contagiadas por ómicron presentaba una buena respuesta contra la cepa inicial del coronavirus y sus primeras variantes, pero débil con la propia ómicron.

Se pensaba que la infección con ómicron podía casi “ser benéfica, como una suerte de ‘refuerzo natural’”, indicó Rosemary Boyton, coautora del estudio. “Lo que hemos descubierto es que estimula mal la inmunidad contra ella misma, o incluso para nada en algunos casos. Esto, y el declive inmunitario tras la vacunación, pueden explicar el aumento masivo que constatamos de nuevo en los contagios, con muchas personas reinfectadas en intervalos cortos”.

*Con información de AFP.