Tendencias
Expertos señalan que varios factores pueden incidir en que algunas personas no se hayan contagiado del coronavirus. / AP Foto/Frank Augstein - Foto: AP Foto/Frank Augstein

coronavirus

¿Por qué hay personas que no se contagian de coronavirus? Médicos revelan posibles hipótesis

Algunas de las respuestas a la incógnita apuntan a la llamada célula T.

Pese a que en varios países del mundo es dominante la variante ómicron, y esta ha resultado más contagiosa que otras variantes, aún hay personas que no se han contagiado del coronavirus. ¿Por qué? Los científicos no han logrado encontrar la respuesta a esto, pero sí tiene algunas hipótesis con las que respaldan que se puede deber a varios factores.

Es probable que existan personas inmunes, como con el VIH, que no tienen en su ADN codificados los receptores para contagiarse. Pero todavía faltan años de investigación en esa materia para que podamos entender por qué algunas personas, que aunque estuvieron altamente expuestas no se contagiaron. Hay varias investigaciones en ese sentido, pero todavía no son concluyentes”, señaló Elena Obieta, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) al medio La Nación. Una investigación publicada en la revista Nature intenta explicarlo.

Según este estudio, realizado por La Charité - Universitätsmedizin de Berlín, algunas de las personas que atravesaron la enfermedad tenían células T en su sangre, que eran reactivas al virus. Paralelamente, otras que no se habían contagiado, de todas formas tenían una alta proporción de estas células, probablemente desarrolladas como respuesta inmunológica a otra infección, se cree que a otros tipos de coronavirus, contraída previamente a la pandemia.

“La teoría de las células T es una posible explicación, pero todavía no es concluyente. Hay otros factores también. El coronavirus tiene alta transmisibilidad, pero no tan alta contagiosidad como el sarampión. (...) Por eso, es frecuente que dentro de una misma familia no se contagien todos. Además, también puede ser que algunos de ellos se hayan contagiado previamente y hayan sido asintomáticos, y que, por eso, no se contagien con el resto de la familia. Hay muchas variables”, explicó la experta.

Además, se rescata que el uso del tapabocas, mantener la distancia social y el constante lavado de manos también son factores que pueden resultar decisivos a la hora de evitar el contagio. Aquí vale la pena resaltar que según estudios realizados, el uso constante de mascarillas adecuadas disminuye aproximadamente 50 % el riesgo de contagio y la distancia social 25 %.

Sin embargo, otras medidas que sí se creía funcionaban, como desinfectar superficies y zapatos, ha demostrado que no influye como se creía. “Hay personas sumamente cuidadosas, que de esa forma lograron reducir enormemente el riesgo. Pero también es cierto que basta un instante de relajarse y sacarse la mascarilla para contagiarse”, afirmó Obieta.

Las células T siguen reconociendo a la variante ómicron

Los nuevos datos indican que ómicron no solo es más infeccioso que las variantes anteriores, sino que también puede infectar a personas con inmunidad previa al evadir lo que se conoce como anticuerpos neutralizantes.

Sin embargo, la enfermedad grave parece ser relativamente infrecuente en personas vacunadas o infectadas, lo que sugiere que otros componentes del sistema inmunitario siguen siendo capaces de reconocer a ómicron. Esta nueva investigación muestra ahora que las llamadas células T de memoria, formadas tras una infección previa o una vacunación con ARNm, también responden a la variante ómicron.

El estudio es una colaboración con el Hospital Universitario Karolinska de Suecia y se basa en muestras de sangre de 40 personas vacunadas, 48 que habían tenido una infección leve o grave por el SARS-CoV-2 y 48 que no habían sido vacunados ni infectados previamente.

Las muestras del grupo vacunado se recogieron seis meses después de su segunda dosis de vacuna, y las del grupo previamente infectado nueve meses después de la infección confirmada en la primavera de 2020, antes de la aparición de las nuevas variantes virales. Otras muestras se tomaron de donantes sanos a finales de 2020.

Las células T de memoria de ambos grupos, experimentales, mostraron una buena capacidad para reconocer la proteína espiga; la mejor respuesta, sin embargo, se observó en el grupo vacunado.

Estos resultados sugieren que la inmunización de refuerzo puede proporcionar beneficios que se extienden más allá de la inducción de anticuerpos neutralizantes para mejorar la protección contra episodios recurrentes de la covid-19 grave”, dijo el investigador principal, Marcus Buggert.

Aunque la respuesta de las células T de memoria estaba generalmente intacta contra ómicron, algunas personas no respondieron tan bien. “Ahora queremos entender por qué la respuesta difiere de un individuo a otro y si una tercera dosis de la vacuna puede aumentar aún más la respuesta de las células T contra ómicron”, afirma el investigador.