coronavirus

Preocupación en Corea del Norte por brote de coronavirus: aceleraron la distribución de medicina

Aseguran que tanto China como Corea del Sur se han ofrecido para ayudar, pero el Norte no ha respondido.


Las unidades médicas del ejército de Corea del Norte aceleraron la distribución de medicina para luchar contra un creciente brote de coronavirus, indicaron el martes los medios estatales, que cifran en 1,5 millones los enfermos por “fiebre”.

El líder del régimen, Kim Jong-un, ordenó un confinamiento nacional para tratar de contener la propagación del virus entre la población que no ha sido vacunada, y movilizó al ejército ante lo que consideró una deficiente respuesta de las autoridades de salud.

Imágenes distribuidas por la agencia oficial KCNA muestran a cientos de soldados en uniforme de camuflaje desfilando por la capital, Pyongyang.

“El ejército desplazó urgentemente a sus poderosas fuerzas a las farmacias de Pyongyang y empezaron a distribuir medicamentos bajo un sistema de servicio las 24 horas”, indicó KCNA.

Una de las fotografías distribuidas por este medio muestra una muchedumbre de soldados andando junto a una larga fila de camiones verdes.

Kim había criticado duramente a los responsables sanitarios por no haber podido mantener las farmacias abiertas 24 horas por día.

El autoritario dirigente norcoreano se colocó al frente de la respuesta anticovid del país tras la detección de los primeros casos la semana pasada que, según Kim, estaban causando grandes dificultades.

Las autoridades señalaron que el balance de personas enfermadas con “fiebre” ascendía ya a 1,48 millones de casos y el número de decesos total era de 56, según KCNA.

“Al menos 663.910 están bajo tratamiento médico” y el resto estaría ya recuperado, según la agencia.

De acuerdo con KCNA, los dirigentes han impulsado campañas mediáticas para concienciar a la población y las fábricas farmacéuticas han aumentado la producción de medicinas.

Sin respuesta a Seúl

El aislado país asiático tiene uno de los sistemas sanitarios más deficientes del mundo, con hospitales mal equipados, pocas unidades de cuidados intensivos y sin medicamentos para tratar la covid-19 o realizar pruebas masivas.

“La mayoría de norcoreanos sufren desnutrición crónica y están sin vacunar. Casi no hay medicinas en el país y la infraestructura sanitaria es incapaz de lidiar con esta pandemia”, dijo Lina Yoon, una analista de Corea en Human Rights Watch.

En su comunicado urgió a la comunidad internacional a ofrecer medicamentos, vacunas e infraestructura médica a Corea del Norte.

Tanto China como Corea del Sur se han ofrecido para ayudar, pero el Norte no ha respondido a Seúl, según el Ministerio de Unificación surcoreano.

El nuevo presidente Yoon Suk-yeol ha tomado una postura más hostil hacia su vecino armado nuclearmente, pero dijo a los diputados surcoreanos el lunes que “no va a retener” ayuda si Pyongyang la acepta.

A pesar de esta crisis sanitaria, nuevas imágenes de satélite mostraron que Corea del Norte ha reanudado la construcción de un reactor nuclear abandonada durante largo tiempo.

En medio de una aceleración de su programa militar desde principios de año, con una quincena de ensayos desde enero, Estados Unidos y Corea del Sur temen que Pyongyang haga una prueba de un arma nuclear.

La ONU, preocupada

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos expresó su “profunda preocupación” por el efecto de la epidemia de la covid-19 en la situación de los derechos humanos en Corea del Norte.

“Las últimas restricciones, que incluyen el aislamiento estricto de personas y nuevas restricciones de movimiento, tendrán graves consecuencias para quienes ya están luchando por satisfacer sus necesidades básicas”, dijo Elizabeth Throssell, portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada, en Ginebra.

La Oficina pidió a las autoridades norcoreanas que garanticen “que las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia son necesarias, proporcionadas, no discriminatorias, sujetas a plazos y acordes con el derecho internacional de los derechos humanos”, dijo Throssel.

También reiteró el llamamiento de la alta comisionada, Michelle Bachelet, para que la comunidad internacional alivie las sanciones “para facilitar la ayuda humanitaria de emergencia y la asistencia relacionada con el covid-19″.

*Con información de AFP.