Fernando Botero
En Milán y Roma celebrarán la vida del pintor colombiano, Fernando Botero. - Foto: Cortesía: Embajada de Colombia en Italia.

cultura

El destacado homenaje que se le hará a Fernando Botero por su natalicio en Roma

Fernando Botero fue el primer colombiano en convertirse en un artista universal.

Fernando Botero es uno de los artistas colombianos más destacados de la historia; de hecho, fue el primer colombiano en convertirse en un artista universal. Su legado es tan grande que no solo en Colombia se celebra y homenajea su natalicio, sino que en ciudades como Roma y Milán se recuerda al artista.

Un 19 de abril, de 1932, nació en Medellín Luis Fernando Botero Angulo. Noventa años después, y luego de larga y exitosa vida y obra, la Embajada de Colombia en Italia, dirigida por Gloria Isabel Ramírez, realizará un homenaje al maestro en Roma y Milán.

El evento consiste en reunir a un destacado grupo de personalidades del mundo del arte y la cultura, para proyectar el documental “Botero, Ricerca senza fine” y así homenajear los 90 años del pintor y escultor.

La presentación se llevará a cabo en la capital italiana a las 8:00 p. m. en la Sala Space Cinema Moderno, mientras que en Milán se realizará en el histórico Teatro Odeón. El documental está dirigido por el canadiense Don Miller, y relata la vida de Botero, los lugares en donde se ha establecido, la cercanía de su familia, sus pinturas y esculturas.

El documental también profundiza en su proceso evolutivo y la forma en la que ha logrado darse a conocer y apreciar, con sus pinturas y sus esculturas monumentales caracterizadas por las proporciones exageradas. Obras que han mantenido siempre un trasfondo social y evocativo. Además, recorre la inspiración del pintor en los artistas del renacimiento italiano como Piero dela Francesca y Leonardo, pasando a Durero y Manet.

El espacio también contará con la participación de palenqueras, música, flores, frutas típicas colombianas e incluso un vino espumoso del Prosecco Astoria, que se unió a la conmemoración con una presentación diferente.

Prosecco Astoria
Prosecco Astoria se unirá al homenaje del natalicio del artista, Fernando Botero. - Foto: Cortesía: Embajada de Colombia en Italia.

Por otro lado, durante esta semana, en Colombia se abrirán las puertas del Museo Botero del Banco de la República, el Museo de Antioquia y la Universidad del Rosario, con el fin de rendirle homenaje a través de una serie de exposiciones, charlas y proyecciones relacionadas con su legado artístico.

Es preciso recordar que Botero ha pintado desde que tenía 14 o 15 años y hoy en su cumpleaños número 90 sigue pintando. De hecho, de acuerdo con una conversación de Lina Botero, su hija, con el diario El Colombiano en 2019, señaló que si bien no se puede dar una cifra de cuántas obras hay del maestro, el número ya supera las 2.000.

No obstante, a pesar de ser reconocido como un artista universal, su arte no ha estado exento de la crítica. Sus críticos dicen que es muy comercial y que sus obras ya no sorprenden. Joe La Placa, un importante experto londinense de arte, le dijo hace poco a la revista Time que al principio creían que era “un innovador”, pero que ahora apenas “logra una pálida imitación de lo que hacía en el pasado”. Y en Colombia, incluso, hay un grupo de rock que se llama Odio a Botero, que ha logrado tener un relativo éxito, burlándose del pintor.

Sin embargo, todas esas opiniones quedan neutralizadas ante la realidad no discutible de que cada día aumenta la demanda por las obras de Botero, así como las invitaciones por parte de museos y ciudades que quieren exhibirlas.

El colombiano siempre ha tenido obras polémicas que se encargan de retratar injusticias, horrores o ideas de la sociedad. Una de las más polémicas y que generó más comentarios fue la que hizo sobre los abusos de los soldados norteamericanos en la prisión en Abu Ghraib en Irak. Según el pintor, quería “dejar un testimonio contra el horror”.

Hoy en día, Botero lleva una vida plácida gracias al fruto de los años de trabajo sin tregua que ha tenido. Su principal residencia es Montecarlo, pero tiene otras en Nueva York, en París, en Bogotá y en Rionegro (Antioquia). Pasa los veranos en Pietrasanta, en la Toscana italiana, donde se unen los dos elementos que han marcado su vida: el arte y la familia.