Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/20/2005 12:00:00 AM

Amor eterno

Los brillantes trucos visuales del director de Amélie consiguen esta vez que no nos importe la suerte de sus personajes.

Amor eterno, Sección Cultura, edición 1194, Mar 20 2005 Mathilde (Audrey Tautou) se resiste a creer que el amor de su vida, Manech, ha muerto en las trincheras de la Primera Guerra Mundial.
Titulo original:Un Long Dimanche de Fiancailles
Año de producción:2004


Director:Jean-Pierre Jeunet
Actores:Audrey Tautou, Gaspard Ulliel.

No se debe descalificar así como así ninguna obra dirigida por Jean-Pierre Jeunet. Estamos hablando de ese realizador de cortos, videos y comerciales que en los años 90 (en ese entonces trabajaba con el ingenioso Marc Caro) nos dejó sin habla por culpa de dos elaboradísimos largometrajes de ciencia ficción Delicatessen (1991) y La ciudad de los niños perdidos (1995). Estamos hablando de aquel director que, gracias a la maravillosa Amélie (yo, para decir verdad, no he querido volver a verla por puro temor a que ya no me guste tanto), nos recordó que el cine francés nos ha dado algunas de las mejores películas que existen. O sea: decir que Amor eterno se alarga sin justificación, se extravía en sus malabarismos técnicos y fracasa en la repetición de la fórmula mágica del éxito es en el fondo lamentar que un tipo tan talentoso como Jeunet nos haya conducido al aburrimiento.

Se puede ver Amor eterno para apreciar la extraordinaria música de Angelo Badalamenti, para reconocer una vez más el ingenio visual de Jeunet o para recoger más pruebas (nunca serán suficientes) de que la guerra es el infierno. Pero no se encontrará una historia de amor convincente en sus más de dos horas de duración. Ni un personaje con un destino que nos duela. Ni siquiera sus trincheras pasarán de ser otro decorado atractivo dentro de un mundo compuesto por decorados atractivos. Cuando llegue a su fin la investigación de la afligida Mathilde, que se resiste a creer que su Manech haya muerto en el campo de batalla, sólo sentiremos que un juego se ha acabado.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com