arqueología

De los tesoros arqueológicos que esconde el sótano de un edificio residencial romano

Por: Gildas Le Roux / AFP

Desde afuera resulta un moderno edificio del centro de Roma, pero su sótano esconde los restos de una residencia de la época romana con suntuosos mosaicos.


En el vestíbulo del edificio, construido en los años 50 y que se encuentra a los pies del Monte Aventino, una de las siete colinas de la capital italiana, un vecino cargado de bolsas del mercado sostiene la puerta.

Tras descender un tramo de escaleras se encuentra una puerta de metal gris ordinaria que conduce a una de las maravillas subterráneas de Roma.

Se trata de mosaicos de inicios de nuestra era, descubiertos durante las excavaciones arqueológicas preventivas iniciadas con motivo de la transformación en edificio residencial de la antigua sede del Banco Nacional del Trabajo, comprada por el banco francés BNP Paribas.

“Estamos dentro de una suerte de ‘cofre arqueológico’, una estructura arquitectónica que tiene dos funciones: proteger a los mosaicos y permitir que el público tenga acceso a ellos,” explicó a la AFP Roberto Narducci, arqueólogo de la dirección de bienes culturales de Roma.

Las excavaciones comenzaron en 2014 y finalizaron en 2018, un trabajo largo y complejo.

Frente al mosaico, con una delicada vid llena de pequeños racimos que discurren sobre un fondo blanco, el arqueólogo explica el carácter excepcional del lugar, que abre sus puertas por primera vez al público este viernes.

“Aquí estamos dentro de un edificio cualquiera, donde se había planeado la creación de ocho garajes”, dice.

Magia

Vista de los restos de una magnífica villa romana, o domus, enterrada durante casi 2.000 años a los pies de la colina del Aventino de Roma, el 6 de mayo de 2021. Foto de Alberto PIZZOLI / AFP
Vista de los restos de una magnífica villa romana, o domus, enterrada durante casi 2.000 años a los pies de la colina del Aventino de Roma, el 6 de mayo de 2021. Foto de Alberto PIZZOLI / AFP - Foto: AFP

Los estacionamientos se esfumaron. Se acordó con el propietario, el banco BNP Paribas, que financió la obra, realizar un espacio multimedia, que gracias a un juego de luces y a una banda sonora con el canto de pájaros, ofrece una visita arqueológica a la “domus” romana.

Las paredes están decoradas con pinturas de colores brillantes que recuerdan las villas pompeyanas, y los fragmentos que faltaban de los mosaicos fueron reconstruidos milagrosamente.

Con esa suerte de máquina del tiempo se da un salto de más de dos mil años, al momento en que los habitantes de esa suntuosa residencia romana caminaban sobre los mosaicos.

Sin duda la decisión de no trasladar todo a un museo ha dado a ese “cofre arqueológico” un toque mágico.

“Tuvimos la oportunidad de estudiar varias capas de mosaicos superpuestas a lo largo de los siglos, seis en total. Desde un punto de vista científico, eso ocurre muy rara vez”, subraya Narducci.

Gracias al estudio de toda la zona, de más de 2.000 m2, los arqueólogos también pudieron “desenterrar varios tesoros que datan del siglo VIII A. C., en particular los restos de una construcción militar, tal vez una torre de guardia”, cuyos cimientos todavía son visibles.

Y los copropietarios del edificio, ¿cómo reaccionaron ante un tal descubrimiento bajo sus pies?

Para Narducci, están “orgullosos” de vivir en ese lugar y acordaron con las autoridades de bienes culturales la apertura al público con guía limitadas al primer y tercer viernes del mes.

“Es verdad que estamos dentro de un edificio residencial con apartamentos, pero también estamos en un sitio arqueológico, cuyos objetos pertenecen al Estado”, resumió el arqueólogo.