Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2006 12:00:00 AM

Gemelos idénticos

'Caracol' y 'RCN' compiten con los mismos ases debajo de la manga.

Gemelos idénticos La diferencia entre 'Bailando por un sueño' y 'Tengo una ilusión' es que en el primero los personajes y sus apadrinados compiten bailando, y en el segundo, a través de cualquier tipo de prueba. Ambos utilizan como gancho a figuras reconocidas de la Televisión
Para no agotar su vida útil, el género de la telerrealidad busca nuevos vestidos. Ahora los realities se inclinan hacia la solidaridad y el alcance de los sueños. Y como la pantalla nacional es como un espejo, RCN y Caracol estrenan formatos casi idénticos, con padrinos, soñadores, espectáculo, baile, jurados y mucha sensibilidad como gancho para el público.

Con 15 días de diferencia se estrenaron Tengo una ilusión en Caracol y Bailando por un sueño en RCN. El primero es un formato original de la productora española-argentina Promofilm que ha sido emitido en Argentina con el nombre de Sorpresa y media y en Venezuela como Atrévete a soñar. A su vez, Bailando por un sueño es de Televisa y fue estrenado en México en agosto del año pasado con muy buenos resultados de audiencia. La única diferencia es que en Bailando por un sueño padrinos y apadrinados compiten a través de pruebas de baile, mientras que en Tengo una ilusión las pruebas son de talentos en general.

La tarea de elegir los sueños no fue fácil. A Tengo una ilusión llegaron alrededor de 6.000 cartas, y la mayoría de los sueños se centraban en necesidades económicas, reencuentros con familiares perdidos y viajes. En muchos casos, la palabra sueño fue sinónimo de sustituto del Estado con propuestas como construir un acueducto en la vereda Buenos Aires o reconstruir un teatro en Antioquia.

Lo evidente es que la competencia entre los dos canales privados es de frente y con las mismas cartas. Tengo una ilusión acumula, con dos semanas al aire, un share de 34,4 por ciento y el día de su estreno, el 4 de febrero, se anotó 48,7 por ciento. Bailando por un sueño obtuvo 60,5 por ciento el día de su llegada, el domingo 19 de febrero. Las emisiones dominicales o galas del formato de RCN muestran una mayor atracción de las mujeres y del público de 18 a 24 años, además de que tiene gran acogida en las regiones oriental y cafetera. La oferta de Caracol es más vista por hombres y público de 12 a 17 años. Su fuerte está en el centro del país y el Caribe.

A la larga, ambos programas son espectáculos alegres y entretenidos, vitrinas de talento. Se les abona el esfuerzo de producción y escenografía, las historias humanas y el respeto que difunden, aunque queda la sensación de que el concepto de sueño se desvirtúa porque se queda en lo puramente económico. Lo que no deja de impactar, y es una afrenta a la creatividad, es que haya dos propuestas casi idénticas al cambiar el canal.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com