Tendencias
El poeta y editor Juan Gustavo Cobo Borda nació en Bogotá, en 1949. Foto: Juan Carlos Sierra

cultura

Luto en la literatura: falleció el poeta bogotano Juan Gustavo Cobo Borda

El escritor se hizo muy conocido por sus ensayos y su crítica literaria.

Este lunes, cerca del mediodía, se conoció una noticia que enluta al mundo de la literatura en Colombia, pues a sus 74 años el escritor bogotano Juan Gustavo Cobo Borda falleció.

Cobo se hizo conocer en la literatura por sus ensayos, poesía y críticas a la misma literatura; incluso, en los últimos días, el escritor había recibido de la Biblioteca Nacional un homenaje titulado Juan Gustavo Cobo Borda. La fiesta de la palabra, como “muestra realizada en homenaje al poeta, ensayista, editor y gestor cultural colombiano”, conforme registró el comunicado oficial.

Para entonces, el ensayista, con su característico humor, expresó que era “un gran chismógrafo” y que siempre le ha gustado “esa labor de exploración inicial para agrupar después las voces amigas”.

Por su parte, el también poeta y curador Federico Díaz Granados dijo en el marco de la exposición: Colombia “tiene una deuda con Cobo Borda por haber abierto los caminos para entendernos como nación desde la literatura”. Dijo que visitar dicho evento invitaba a la “relectura de un autor fundamental para la tradición literaria colombiana”.

A lo largo de su carrera, encontró en la creación de bibliotecas y colecciones literarias una de sus grandes pasiones, entre las que vale destacar la Biblioteca Básica Colombiana, la Colección de Autores Nacionales, la Colección Popular, la Biblioteca Familiar Colombiana y la selección de la Colección Samper Ortega. Mas, en el camino, una esclerosis múltiple llegó a su vida, sacándolo de los escenarios en donde se le veía con frecuencia.

Borda “fue uno de los primeros poetas colombianos en aparecer en los principales sellos editoriales de América Latina y España, y su obra como ensayista lo convierte en una memoria viva de las letras del país. Por eso, en la exposición también se reconocen sus facetas como ensayista y poeta, a través de secciones que exploran el camino que le permitió convertirse en uno de los poetas más destacados de la llamada ‘Generación sin nombre’, así como sus artículos sobre la obra de Germán Arciniegas, Gabriel García Márquez, José Asunción Silva, Álvaro Mutis, o Meira del Mar, entre otros”, de acuerdo con el comunicado de la Biblioteca Nacional.

El poeta nacido en Bogotá en el año 1949 dedicó toda su vida a la cultura colombiana y lo hizo con varios libros de poesía, con la crítica a varios autores nacionales y extranjeros, y con el análisis de los más importantes pintores del país. Entre tanto, el senador Humberto de la Calle expresó a través de su cuenta de Twitter: “Adiós Juan Gustavo Cobo Borda. Nos llenaste la vida de ilusión y alegría”.

Desde la cuenta de la fundación Domopaz, Capitolio Nacional en Twitter, se recordó a Juan Gustavo obo, que interpretaba la obra que reposa en el Salón Elíptico en el Capitolio, “como una imagen del ideal democrático: grupos que coinciden, pero qué también disienten, sin que a ninguno se le niegue su pertenencia a una misma comunidad”.

Como editor rescató a muchos autores, dirigió varias revistas culturales de gran importancia. También fue diplomático en Madrid, Buenos Aires y Atenas. Participó en Colcultura, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la asesoría cultural a la Presidencia de Ernesto Samper.

Cobo estudió en la Universidad de Los Andes y luego en la Nacional entró a estudiar Lenguas. El escritor recordó una anécdota en 2016 a SEMANA, cuando en “una asamblea, las Juventudes Comunistas nos acusaron a RH Moreno y a mí de ser unos pequeños burgueses. No sé por qué, tal vez por “una forma de la dialéctica” o cualquier cosa que no entendí, decidieron lincharnos”.

“En medio de la trifulca surgió un héroe, un primo de Luis Fayad, Álvaro, quien después sería mártir del M-19. Dijo: ‘Miren, Moreno Durán y Cobo Borda son casos perdidos. Ellos no son pequeños burgueses, son grandes burgueses, y no entienden nada más que de leer literatura. No pierdan el tiempo’. Impidió nuestro linchamiento. De esta suerte, estábamos apoyados por la derecha con Carranza, inspirado por el fundador de la falange, y por la izquierda de Álvaro Fayad. Sostenidos por los extremos”, agregó.