Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/1999 12:00:00 AM

NOTTING HILL

¿Quien no ha soñado alguna vez con enamorar a una estrella de cine?

NOTTING HILL NOTTING HILL
En una de las primeras secuencias de la película Anna Scott, una archipopular y hermosa
estrella de cine, le dice a William, un humilde y tímido librero londinense con el que acaba de tropezarse en
la calle: "No le cuentes a nadie lo que acaba de suceder". Y William le contesta: "Pierde cuidado. Sólo me
lo voy a contar a mí de vez en cuando, pero no te preocupes, no me lo voy a creer". Y es que lo que acaba
de suceder no es de poca monta. William no sólo ha vaciado un jugo de naranja en la blusa de la más grande
diva del momento sino que ha recibido como recompensa por prestar su casa para que se cambie el atuendo
un sorpresivo beso en la boca. Es, ni más ni menos, el comienzo de un cuento de hadas que sólo el cine
es capaz de hacer realidad con tanta intensidad. Todo gracias a la inteligencia del escritor Richard Curtis
_autor de Cuatro matrimonios y un entierro_, la pericia del director, Roger Michell, y sobre todo al
extraordinario trabajo de Julia Roberts y Hugh Grant, dos actores que han sabido explotar la química que los
une en su primer trabajo juntos pero que puede ser similar a la que se produjo en su momento entre Tom
Hanks y Meg Ryan. Partiendo de la base de que la cinta es ante todo eso _un cuento de hadas_ Curtis y
Michell amalgaman diálogos, gestos, reacciones, desilusiones y esperanzas de tal manera que todo cuadre
a la perfección _y en el mejor estilo de la comedia romántica_ en ese imposible argumental: que un
anónimo parroquiano logre enamorar a una estrella del celuloide. A partir del furtivo encuentro entre
Anna y William (Roberts y Grant, respectivamente) todo está servido para el divertimento: la espléndida
secuencia en la que William se hace pasar por un periodista de la publicación Caballos y sabuesos para
lograr entrevistarse con la diva; la presentación de la actriz ante la familia de William; las esporádicas pero
enérgicas apariciones del compañero de habitación de William, y por último _no podía faltar_ la ruptura del
hechizo, que sucede cuando William se da cuenta de que Anna tiene novio, un antipático y presumido galán de
cine. Salvo el _a veces_ exagerado histrionismo de Rhys Ifans (el compañero de cuarto), la película está
medida para que la ilusión se manifieste en todo su encanto y sirva de paso para reivindicar un género al que le
hacían falta ganchos tan poderosos como los generados por Roberts y Grant compartiendo escena. n Instinto
uizás la más popular de las leyendas sobre hombres salvajes sea la de Tarzán. Sin embargo el director
Jon Turteltaub ha revaluado el mito desde otra perspectiva en Instinto. La película narra la transformación
sufrida por un obsesivo biólogo quien, luego de vivir entre gorilas en Africa durante más de dos años, logra ser
aceptado entre ellos. Sólo que las cosas no ocurren como él esperaba y de pronto se ve privado de su libertad
luego de ser acusado de asesinar a tres hombres. Su traslado a una prisión de máxima seguridad en Miami
da inicio a la cinta. Melenudo, cabizbajo y agresivo, el biólogo no ha pronunciado una palabra en años, un
caso demasiado interesante para que un joven y ambicioso siquiatra lo deje pasar. A partir de ese momento
comienza una terapia que llevará al biólogo a recordar con dolor su pasado y su travesía por la remota Africa y
al siquiatra por un viaje al interior de sí mismo para descubrir su esencia como humano. A pesar del interés
que suscita el argumento, la película es más bien irregular. Está dividida en dos partes: la primera se
concentra en la transformación del biólogo gracias a los cuestionamientos del siquiatra; la segunda en la
redención del científico. Y es aquí donde todo se desbarata. La sugerente propuesta de imaginar a un
hombre decidido a regresar miles de años en el tiempo hasta situarse en un estado primitivo como su mejor
alternativa vivencial tropieza con los delirios panfletarios del director en relación con las condiciones de
hacinamiento en una cárcel. Todo esto alimentado, además, por la impostura y la melosería del siquiatra. El
director ha elaborado una encopetada ficción sin tener argumentos para desarrollarla. Una lástima cuando
contaba con la participación de un maestro : Anthony Hopkins.

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1906

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.