deportes

El peruano Paolo Guerrero ya no es jugador de Internacional de Brasil y quedó libre para definir su futuro en 2022

El comunicado oficial del conjunto de Porto Alegre tomó por sorpresa a los peruanos que esperan por el posible regreso del delantero al fútbol de su país.


El goleador peruano Paolo Guerrero, mermado en los últimos meses por una lesión de rodilla, rescindió su contrato con el Internacional de Porto Alegre, informó este martes el club brasileño.

“El Sport Club Internacional y el atleta Paolo Guerrero, tras interés mutuo, acordaron la terminación anticipada del contrato de trabajo”, indicó el ‘colorado gaúcho’ en un comunicado. “El club le agradece y le desea éxitos en su carrera”, agregó la institución.

Goleador histórico y capitán de Perú, el ‘Depredador’ aterrizó en el club de Porto Alegre en agosto de 2019 y tenía contrato hasta diciembre de 2022. Con su salida, queda como jugador libre en momentos en que los mercados de transferencias de la mayoría de ligas están cerrados, razón por la que tendría que esperar hasta enero para definir su futuro, tiempo prudente para superar los problemas médicos que le han impedido seguir siendo figura en el fútbol sudamericano.

Aunque marcó 32 goles en los 72 juegos que disputó con el Inter, su paso por el equipo que dirige el uruguayo Diego Aguirre estuvo opacado por una grave lesión en la rodilla derecha sufrida en agosto pasado y que lo marginó siete meses de las canchas. A su regreso, el delantero mundialista, de 37 años, tuvo recaídas físicas que mermaron su rendimiento. Con los colorados, hoy sextos del Brasileirão, a 18 puntos del líder Atlético Mineiro, no ganó títulos.

El ariete estaba alejado desde principio de mes de la concentración del Inter tras haber pedido un permiso, el 11 de octubre, para resolver “asuntos personales”. Según los medios brasileños y peruanos, el atacante viajó a Alemania para realizarse un tratamiento en la rodilla.

Guerrero es uno de los principales referentes de la selección inca que dirige el argentino Ricardo Gareca, penúltima de las eliminatorias a Catar 2022 con 11 puntos en 12 juegos disputados, a cinco unidades de la cuarta plaza, la última en dar cupo directo a la Copa del Mundo.

Con pasado en clubes alemanes como el Bayern Múnich y el Hamburgo y en brasileños como Corinthians y Flamengo, el veterano artillero ha perdido terreno también en su equipo nacional por sus dolencias físicas y el buen momento de Gianluca Lapadula, del Benevento italiano.

Aunque Paolo estuvo en la convocatoria de Perú para la triple fecha de octubre, siendo titular en el partido que ganaron 2-0 sobre Chile, en la rueda de prensa posterior confirmó los problemas físicos que lo dejaron por fuera ante Bolivia y Argentina.

“Parece que mi rodilla no me quiere dejar jugar, pero estoy manejándolo con calma y paciencia. Para mí lo más importante es jugar, y en mi equipo no vengo jugando. Eso me deja triste”, señaló en ese momento el jugador que desde ya está descartado para estar en las eliminatorias de noviembre cuando los ‘incas’ enfrenten a Bolivia y Venezuela.

La idea de Guerrero y su entorno es enfocarse al cien por ciento en la recuperación para estar en plenitud de condiciones en 2022 y poder elegir un rumbo que le permita quemar sus últimos cartuchos. Su último tanto oficial fue el 16 de agosto de este año en la victoria de Internacional sobre Fluminense con marcador de 4-2.

Aunque por ahora no se sabe cuál será el rumbo que tomará la carrera del goleador de 37 años, en Perú toma cada vez más fuerza la posibilidad de su regreso al país, más precisamente a Alianza Lima, equipo en el que inició su carrera profesional y que hoy cuenta en la nómina con otro de los experimentados como Jefferson Farfán, quién en su cuenta de Instagram envió recientemente un mensaje dirigido a su compañero de Selección diciéndole: “Ven, hermano, todos te aclamamos”.

Con información de la AFP.