innovación

¿Cómo la internet está impulsando el mercado de la chatarra en Colombia?

Antioquia, Valle del Cauca, Risaralda, Casanare y Meta; son los departamentos con la mayor participación en este negocio.


Sin duda, Colombia es un país con un alto potencial para la obtención de minerales como el carbón, el oro y el cobre; sin embargo, también es una realidad que estos recursos tienden a agotarse y de allí surge la necesidad de habilitar alternativas que permitan su reciclaje y reutilización; abriendo paso a nuevos modelos de negocio en todo el mundo.

No en vano, hoy en día la chatarra es considerada como una fuente importante de inversión que se ha venido posicionando en la economía nacional, atrayendo cada vez más inversionistas interesados en impulsar esta industria, incluso a través de escenarios como las subastas por internet.

Según la Asociación Nacional de Comercio Exterior (ANALDEX), en la actualidad se exportan cerca 50 mil toneladas anuales de cobre producto del reciclaje de este material presente en electrodomésticos, aparatos electrónicos y motores de automóviles, panorama que ha impulsado el surgimiento de industrias dedicadas a la transformación de la chatarra, quienes han reconocido una oportunidad de negocio rentable que, además, contribuye a incentivar el aprovechamiento de los residuos.

Para Helena Balcázar, gerente general de Superbid Colombia, lo anterior, sumado a la caída de los precios de estos metales por la desaceleración industrial en las economías del mundo, ha despertado un interés de inversión en este tipo de materiales que hoy son conocidos como “el oro gris” del mercado.

“Es tal el auge que se tiene y el interés despertado entre los empresarios, que ya la chatarra está incursionando en la internet por medio de un software patentado que no requiere intervención humana, se brinda la posibilidad que cualquier persona conectada a internet pueda acceder a lotes de chatarra y ofertar por el de su preferencia a través de una puja entre participantes”, dijo esta empresaria.

De acuerdo a cifras de Superbid Colombia – multinacional pionera en el desarrollo de subastas virtuales- la chatarra ha liderado en el último año las transacciones virtuales, alcanzando los $11 mil millones en la subasta de alrededor de 37 lotes de elementos en desuso, lo cual representa un incremento del 139 % frente a las cifras registradas en el mismo período del año anterior.

Según esta firma, los principales compradores fueron más de 150 empresas dedicadas a la labor de reciclaje de chatarra y siendo los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca, Risaralda, Casanare y Meta los que presentaron una mayor participación en esta categoría.

“En la actualidad, se encuentran habilitados cerca de cinco lotes de acero inoxidable, materiales ferrosos, no ferrosos y más de 353 vehículos en condición de abandono que han sido puestos en subasta por la Secretaría de Movilidad de Bogotá, a los cuales se puede acceder desde un valor inicial de oferta de $700 pesos por kilogramo de chatarra”, explicó Balcázar.

Nuevas apuestas por la economía circular en Colombia

Con el apoyo de la embajada de Alemania en Colombia, el Sena, inauguró en Bogotá el primer laboratorio de Economía Circular del país, dedicado a la formación, certificación de competencias laborales, investigación y diseño de prototipos con materiales reciclados.

La obra contó también con el respaldo de los gobiernos nacional y distrital, empresas y asociaciones de recicladores de oficio y con la cual se busca fomentar la innovación para la transición a una Economía Circular.

De acuerdo con el Sena, el laboratorio cuenta con tres espacios: El primero consiste en una sala de creación e innovación, dedicada a la construcción de modelos de negocio, productos y soluciones a los retos de economía circular por medio de la creatividad.

El segundo es una sala de cómputo con tecnología 4.0 que permitirá ensayos de mezcla de materiales y el diseño de prototipos. Mientras que el tercer ambiente es la sala de alistamiento y transformación de materiales reciclados, que cuenta con equipos especializados para la recepción de residuos y su acondicionamiento para que puedan ser transformados e integrados a nuevos productos en escala de prototipos para que posteriormente sean validados en el mercado.

Esta entidad señaló que con el laboratorio se seguirá aportando a esos objetivos “partiendo de la lógica producir, conservando y conservar produciendo”, que tiene como parte de sus metas aumentar la tasa de reciclaje y el uso de residuos sólidos con miras a reducir los gases efecto invernadero para el año 2030″.