Tendencias
Macondo e una proptech colombiana (empresa del sector inmobiliario de base tecnológica) que inició operaciones a finales del 2021.
Macondo es una proptech colombiana (empresa del sector inmobiliario de base tecnológica) que inició operaciones a finales del 2021. - Foto: Macondo

tecnología

Nueva alternativa para invertir en vivienda que usa blockchain y monedas digitales

Es un emprendimiento colombiano que tiene apartamentos en Bogotá y en Estados Unidos. Su meta es tener compradores de toda América Latina.

La dificultad para comprar vivienda, por los trámites, la consecución de crédito y por el esfuerzo que hay que hacer para tener la cuota inicial, motivó a tres jóvenes emprendedores colombianos a crear una empresa de base tecnológica (startup) que busca facilitar ese proceso y que además se apoya en blockchain, la tecnología que está detrás de las criptomonedas.

A finales de 2021, Juan Pablo Garzón, Carlos Chavez y Felipe Chaparro crearon Macondo con el objetivo de permitir la inversión en bienes raíces con montos pequeños.

Su primera idea fue financiar cuotas iniciales, pero pronto se dieron cuenta que los bancos también daban ese tipo de ofertas e incluso más barato, así que mejor se enfocaron en un producto que permitiera acceder a la propiedad de una vivienda, pero de una forma más rápida y con menos recursos.

De izq. a der.: Juan Pablo Garzón, CTO; Carlos Chavez, CEO; y Felipe Chaparro, COO
De izq. a der.: Juan Pablo Garzón, CTO; Carlos Chavez, CEO; y Felipe Chaparro, COO - Foto: Macondo

Recurrieron entonces al concepto de propiedad fraccionada, que ya existía en el mercado, y en el cual varias personas se vuelven dueños de una parte de un inmueble, comprando fracciones, que les generan rentabilidad y que pueden vender en el momento en que lo consideren adecuado. Bajo esta figura es la empresa vendedora de las fracciones la que se encarga del mantenimiento del inmueble, de conseguir los inquilinos y de pagar los rendimientos.

Sin embargo, la innovación en Macondo fue que, para crear las fracciones, venderlas y pagar rendimientos, usaron blockchain, lo que no solo le da más seguridad a este tipo de transacciones, sino que también permite pagar con monedas digitales.

Carlos Chavez, CEO de Macondo, explica que el primer proyecto de la empresa fue un apartamento en Bogotá, en donde vendieron fracciones de 25 millones de pesos. Lo sacaron a la venta en febrero y a mediados de mayo ya lo habían vendido por completo. “Eso nos evidenció que sí había el apetito por este tipo de inversiones, pero también que para muchos no era fácil tener 25 millones, así que para nuestro siguiente proyecto la meta fue poder hacer facciones más económicas”, recuerda.

El segundo proyecto de Macondo no solo bajó la inversión mínima, sino que decidió diversificar en geografías y en monedas, con el objetivo de mitigar riesgos. Para eso le apuntaron a la finca raíz estadounidense, con un apartamento donde el tiquete de entrada quedó en 50 dólares (220.000 pesos). “Nuestro objetivo es volver el producto más accesible y permitirles a muchos una opción de inversión en el exterior”, señala Chavez.

Macondo compra apartamentos de contado que luego le venden por partes a diferentes personas a través de un modelo conocido como propiedad fraccionada.
Macondo compra apartamentos de contado que luego le venden por partes a diferentes personas a través de un modelo conocido como propiedad fraccionada. - Foto: Macondo

Para estadías cortas

Todos los apartamentos en los que está invirtiendo Macondo tienen el objetivo de ser rentados a través de plataformas de estadías cortas, pues sus fundadores consideran que ese es el vehículo inmobiliario que ofrece las mejores rentabilidades. En el apartamento que tienen en Bogotá entraron 10 inversionistas y en el de Estados Unidos, que aún están vendiendo y cuyo costo fue de 150.000 dólares, la meta es vender 3.000 fracciones.

Los recursos iniciales de Macondo provienen de un ángel inversionista que les abrió una línea de crédito para comprar el primer apartamento. Ahora, los cofundadores están abriendo una ronda de financiamiento que les permita tener más recursos para adquirir más inmuebles.

La meta es terminar con tres apartamentos en Estados Unidos este año, lo que implicará una facturación de 450.000 dólares. No solo nos interesan los inversionistas colombianos, sino de otros países latinoamericanos en donde la compra de vivienda tampoco es sencilla, como por ejemplo Argentina o Venezuela, mercados además afectados por una alta inflación”, precisa Chavez.

Si bien Macondo es una proptech (empresa del sector inmobiliario de base tecnológica), reciben tanto dinero tradicional como criptomonedas, pero cuando hacen los pagos de las rentabilidades lo realizan en dólares digitales, que luego las personas pueden pasar a sus billeteras digitales y transferir a sus respectivas cuentas bancarias. Le apuestan a esta tecnología debido a que América Latina es la quinta región del mundo por volumen de transacciones en bitcoin.

Adicional a esto, Macondo ofrece liquidez inmediata para las fracciones, es decir, si el dueño decide vender, la compañía le compra sus tenencias en minutos, similar a como funcionan las acciones en las bolsas de valores. Recientemente acaban de lanzar su plataforma Web.