deuda externa

Deuda externa de Colombia volvió a aumentar: ¿en cuánto quedó ahora?

Este rubro se encuentra en sus puntos más altos de la historia desde hace varios meses.


El Banco de la República dio a conocer la cifra de deuda externa que acumuló Colombia para el mes de mayo, que nuevamente aumentó y se ubicó en niveles históricos para este periodo que proporcionalmente acaparan más del 50 % del Producto Interno Bruto.

Según estas cifras, este valor para mayo se ubicó en 176.085 millones de dólares, un 11,47 % más que los US$ 157.970 millones registrados en el mismo mes del año pasado. Esta cifra también queda 1.772 millones de dólares por encima de los 174.313 registrados en abril de 2022.

Esto quiere decir que para el quinto mes del año, la deuda externa en Colombia llegó hasta el 50,7 % del Producto Interno Bruto, con lo que deja atrás los buenos resultados obtenidos en abril, cuando este indicador se redujo levemente.

A lo largo de este año, la deuda externa en el país ha crecido en más de 5 mil millones de dólares, tras pasar de 171.943 en enero, a los 176.085 que se reportaron para mayo. La deuda pública en el quinto mes del año fue de 101.418 millones de dólares, el monto fue superior en 9,96 % a los 92.232 millones registrados en el mismo mes de 2021.

Por último, la deuda externa privada en Colombia terminó el quinto mes del año en los 74.668 millones de dólares, lo que es el 21,5 % del PIB.

Colombia realizó su séptimo tramo de canjes de deuda pública local

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público completó satisfactoriamente el séptimo tramo de operaciones de canje de deuda pública interna de 2022, consistente en el intercambio de bonos en su portafolio por $2 billones. En las operaciones de canje se sustituyeron Títulos TES en UVR con vencimiento en 2023, por Títulos TES en UVR con maduración en 2025, 2029, 2035 y TES en COP con vencimiento en 2026 y 2042.

Las transacciones se realizaron a precios de mercado y contribuyeron a mejorar el perfil de la deuda pública interna colombiana. En particular, la vida media se extendió de 9.22 años a 9.25 años, mientras que el cupón promedio se redujo de 9.54 % a 9.53 %.

De acuerdo con este ministerio, estas transacciones se realizaron sin incrementar el endeudamiento neto de la nación, en línea con lo dispuesto en el artículo 2.2.1.1.3 del Decreto 1068 de 2015.

El nuevo gobierno arrancará con vientos de desaceleración

El comportamiento de la economía en Colombia en lo que va de 2022 ha reportado buenos indicadores. En el primer trimestre, el crecimiento fue de 8,5 por ciento, y en abril y mayo las cifras han superado el doble dígito. Un análisis del Banco de Occidente advierte que, actualmente, la economía se encuentra 8,3 puntos porcentuales por encima del nivel observado en febrero de 2020, el referente prepandemia, y espera que el PIB del segundo trimestre presente una expansión de dos dígitos.

Para Davivienda, el crecimiento del valor agregado en el segundo trimestre sería del orden de 12,4 por ciento y para cierre de año llegaría a 6,7 por ciento.

Estas proyecciones ya son compartidas por entidades internacionales: el Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a poner a Colombia entre los países de la región con mayor crecimiento para este año. En abril estimaba una expansión de 5,8 por ciento y ahora la calcula en 6,3 por ciento.

El consumo de los hogares sigue siendo el principal combustible del crecimiento de la economía. Un desempleo cediendo, aunque todavía no llega a un dígito; unas remesas dinámicas que en el primer semestre de este año superaron los 4.400 millones de dólares y el crecimiento del crédito, que a julio registró un aumento del 16,1 por ciento anual, mientras que el ahorro solo avanza 13 por ciento, a pesar del aumento en las tasas de interés.

El crecimiento en Colombia sorprende, mientras en el mundo soplan vientos de recesión. Estados Unidos registró en el segundo semestre una contracción de su economía de 0,9 por ciento. En el periodo enero-marzo se dio un incremento negativo de 1,6 por ciento. Tras dos trimestres consecutivos en negativo, su economía podría estar en el marco de la definición técnica de recesión. Sin embargo, el Gobierno de Joe Biden la ha descartado por factores como la dinámica laboral.

La inflación en Estados Unidos sigue cerca al 9 por ciento, y la Reserva Federal ya aumentó las tasas de interés y las elevó al rango de entre 2,25 y 2,50 por ciento. La pregunta es si la economía estadounidense logrará hacer un aterrizaje suave de su economía, que incluso facilite la reducción de la inflación, o si será, por el contrario, una recesión con dramáticas caídas en la producción y aumento del desempleo.