coronavirus

Niños tendrán ingresos hasta 4 % más bajos a lo largo de sus vidas por cierre de colegios

Según el Fondo Monetario Internacional, el no reponer las clases que se han perdido por la pandemia afectará el desempeño profesional de los menores latinoamericanos.


Si bien la pandemia del coronavirus ha afectado a la economía y los mercados laborales de todo el mundo, la educación también ha sido una de sus principales víctimas, pues las clases presenciales se han visto suspendidas y aún se desconoce cuándo se puedan retomar.

Además, el impacto de la pandemia en la educación latinoamericana ha sido mayor, pues una gran parte de la población no tiene acceso a los recursos ni medios necesarios para poder seguir accediendo a las clases de manera virtual.

Al respecto, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, dijo que la suspensión y la imposibilidad de asistir a clases de una gran cantidad de menores latinoamericanos tendrá repercusiones en el resto de sus vidas laborales.

“Resulta difícil cuantificar las pérdidas de aprendizaje, pero el análisis del personal técnico indica que el ingreso de los estudiantes de edades comprendidas entre 10 y 19 años podría ser, en promedio, un 4 % más bajo a lo largo de su vida si no se compensan los días de clase perdidos en 2020”, dijo Werner.

Dentro de las proyecciones del FMI, los estudiantes que más perderían ingresos serían los brasileños con una caída cercana al 8 %, seguidos por los chilenos con más del 4 % y los colombianos con más del 3 %.

FMI ingresos
FMI ingresos - Foto: FMI

“Las pérdidas de ingreso varían en función del país, dependiendo del grado en que la pandemia reduce la probabilidad de completar la educación secundaria y de la magnitud de la prima por capacitación atribuible a la educación superior”, explicó Werner.

Para hacer frente a los contagios de coronavirus, los gobiernos latinoamericanos tuvieron que cerrar los colegios e impedir las clases de manera presencial y adoptar por un modelo virtual. Sin embargo, solo la minoría de más altos recursos es la que ha podido seguir con los cronogramas de clase de manera virtual, pues los hogares pobres y vulnerables no tienen los medios para implementar esta práctica.

“Las pérdidas serán mayores en el caso de los alumnos cuyas familias disponen de menos medios para respaldar el aprendizaje extraescolar, lo cual agrava la ya de por sí elevada desigualdad del ingreso y los bajos niveles de instrucción”, dijo Werner.

La preocupación del FMI aumenta cuando se están viendo nuevos cierres totales y medidas de aislamiento más severas en toda Latinoamérica por una nueva ola de contagio de coronavirus, mientras que las campañas de vacunación avanzan a un ritmo lento.

“La persistencia de la crisis sanitaria en muchos países ensombrece las perspectivas a corto plazo. Tanto las personas como las economías siguen necesitando en el corto plazo una inyección para salir de la crisis de la covid-19, mientras que el agravamiento de varias fragilidades estructurales subyacentes plantea serias dificultades a largo plazo”, dijo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Sube la brecha de género en el mercado laboral

Otra de las consecuencias negativas del cierre presencial de colegios, jardines y escuelas es que, según expertos, esta práctica afecta el desempeño laboral de las mujeres latinoamericanas.

Histórica y culturalmente, la función del cuidado de los hijos y el hogar en Colombia y varios países de la región ha sido responsabilidad de las mujeres. El hecho de que los niños que estudian en colegios o jardines tengan clases virtuales, ha causado que las mujeres tengan que quedarse en casa para cuidar de ellos.

“La pandemia amplió de manera importante la inequidad de género. Muchas mujeres salieron de la fuerza laboral y les fue mucho más difícil retornar por temas de cuidar a la familia y a los hijos”, dijo el economista principal de Scotiabank Colpatria, Sergio Olarte.

Esta problemática ha impedido que las madres de hijos menores de edad puedan volver al mercado laboral, a menos que este les ofrezca la posibilidad de trabajar por medio de la virtualidad.

Distintos expertos han expresado que, para reducir la brecha del mercado laboral, una de las iniciativas que se puede mirar es el retorno a clase de manera presencial en todas las instituciones educativas.